MOTRIL (GRANADA), 26 (EUROPA PRESS)
La fábrica de Torraspapel en Motril (Granada) tiene una producción de 230.000 toneladas anuales y una plantilla de 400 empleados de los que más del 90 por ciento «son fijos», según informó a Europa Press el presidente de la entidad, José Luis Martínez Peregrina, quien aseguró que en la actualidad esta factoría es «la más productiva de España».
La fábrica aporta a la comarca «mucha riqueza económica y social», según su director, quien relató que la actual empresa se hizo cargo del centro de trabajo en 1986, cuando pertenecía a Pamesa y tenía una situación económica y productiva «muy difícil».
En ese momento, Torraspapel «puso su impronta», lo que supuso un avance «pero la fábrica seguía perdiendo dinero» hasta que en 1995 se invirtió más de 5.000 millones de pesetas «para sacarla adelante» con una estucadora que mejoraba su productividad «y la calidad del papel obtenido», añadió el empresario.
Después de este «momento crucial», se construyó una planta de cogeneración en 2001 para producir energía eléctrica a partir de gas natural que permite abastecer a la factoría y vender el excedente de energía a la red eléctrica, de modo que la planta tiene un gasoducto propio. Así, su director estima que desde 1996 se han invertido en Motril más de 180 millones de euros.
EXPECTATIVAS
Las expectativas de producción de papel estucado para 2010 se sitúan en las 230.000 toneladas, ya que la productividad por trabajador ha pasado de 134 toneladas anuales en 1986 a 620 «lo que multiplica por cinco» la producción y la calidad del papel obtenido. El éxito, según Martínez, es la calidad del capital humano por lo que confesó que está «orgulloso de la plantilla» por la implicación y el alto grado de cualificación de la misma.
El mercado del papel, según el director de Torraspapel en Motril, está saturado por la diferencia entre le dólar y el euro «porque al cambio no se cubren ni los gastos de producción», pero su principal problema es la producción de China, que está produciendo gran cantidad de papel «para autoconsumo y para venta al exterior» lo que ha bajado los precios.
Esto fue lo que motivó los expedientes de regulación de empleo y el cierre de algunas plantas de la empresa, sin embargo Peregrina auguró que la factoría de Motril «tiene vida».
RESPONSABILIDAD
Peregrina manifestó que la planta «está comprometida con el medioambiente» y cumple «las normas más exigentes de vertidos» tanto para el sector papelero como para la industria general. Al principio la fábrica tenía una fabricación «termoquímica cuyo vertido no era el más deseable» pero en la actualidad tras instalar una depuradora «las emisiones superan los exigentes niveles que se imponen al sector papelero».
Aseguró además que el sector del papel «no destruye bosques» sino que genera plantaciones ya que la pasta de papel se obtiene de plantaciones creadas para tal fin.
Para hacer papel se emplea eucaliptos y pinos «no maderas nobles» por lo que el mito de destrozar bosques naturales es falso, añadió, y destacó que la selvicultura aumenta la plantación de árboles «cuya finalidad es abastecer al sector papelero». Asimismo, los consumidores de papel, exigen la certificación de que la materia prima proviene de una plantación controlada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí