Fue necesaria una orden judicial para derribar la puerta de su casa y detenerlo
MOLVÍZAR (GRANADA), 18 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha detenido a un «peligroso» delincuente de la localidad de Molvízar (Granada) acusado de apuñalar a una persona el pasado febrero y de agredir este mes a otra con una catana, agresiones por las que ambas víctimas sufrieron heridas graves.
El hombre tiene 31 años y le constan más de 20 detenciones anteriores como presunto autor de delitos de lesiones graves. Su compañera sentimental, de 39 años, también ha sido detenida por su participación en la última agresión, ya que fue quien le proporcionó la catana con la que agredió a su segunda víctima, su vecino.
La Guardia Civil averiguó que durante la madrugada de ayer ambos pernoctaban en la vivienda en la que tienen su domicilio habitual, en Molvízar, y ante la certeza de que intentarían huir al ver a los agentes, se solicitó del Juzgado de Guardia de Motril un mandamiento de entrada y registro, informó el Instituto Armado en un comunicado.
Los agentes de Salobreña y el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Almuñécar cercaron la vivienda para evitar la fuga, y tras llamar y no conseguir que abrieran, los agentes echaron la puerta abajo y pudieron detener a ambos y recuperar la catana.
La Guardia Civil buscaba al detenido desde el pasado 1 de febrero, cuando supuestamente agredió a dos vecinos de Molvízar que resultaron heridos, uno con contusiones y el segundo con heridas de arma blanca en una mano, en un brazo, en un antebrazo y en el abdomen.
El segundo altercado se produjo el 10 de junio, cuando el detenido se enfrascó en una nueva pelea con otro vecino de Molvízar: hermano de uno de los que fueron agredidos el pasado mes de febrero.
Durante el altercado, su compañera sentimental,»en lugar de mediar y evitar que el altercado fuera a mayores», salió corriendo a su casa, cogió una catana y se la entregó a éste incitándolo a «matar» a su rival, según manifestaron testigos de la pelea.
El ahora detenido golpeó a su víctima con la catana primero en el pecho y le provocó la rotura de una costilla y una herida de quince centímetros, y luego en el brazo y le provocó una herida de seis centímetros. Afortunadamente la catana no estaba afilada y no hubo que lamentar males mayores. Ambos detenidos han sido puestos esta mañana a disposición judicial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí