GRANADA, 7 (EUROPA PRESS)
El Juzgado de Instrucción 4 de Granada, hoy en funciones de guardia, ha condenado a 16 meses de prisión y otros dos de localización permanente al propietario del perro que atacó el pasado sábado a un agente de la Policía Local, que recibió mordeduras del animal en la espalda, en la zona lumbar, imputándosele un delito de atentado. El procesado es una de las cuatro personas que resultaron detenidas por su participación en una tumultuosa pelea entre 70 «hippies» y dos patrullas de la Policía Local en el barrio del Albaicín.
Otros dos de los cuatro arrestados han sido condenados también por atentado a la autoridad, en el transcurso de un juicio rápido y por conformidad de los acusados, a ocho meses de cárcel, mientras que una cuarta persona tendrá que pagar una multa de 180 euros por alteración del orden público, según informaron a Europa Press fuentes de la investigación.
La riña se produjo concretamente en la calle Pagés, sobre las 20,00 horas, y comenzó después de que los policías requirieran a los jóvenes que dejaran de consumir alcohol y sustancias estupefacientes en la vía pública.
Según informó a Europa Press el portavoz de la Policía Local, José Manuel Fernández, los jóvenes se negaron a atender las peticiones de los agentes y, como quiera que éstos les instaron a abandonar el lugar en el que se encontraban, un grupo de ellos se rebeló y comenzaron a insultarlos y agredirlos.
Además, uno de ellos azuzó al perro que llevaba con él, un dogo, considerado una raza peligrosa, para que atacara a los policías. El can se lanzó entonces contra uno de los agentes y le mordió en la espalda, en la región lumbar, razón por la tuvo que ser atendido en un centro sanitario.
Tras la agresión del animal, los cuatro agentes personados en el lugar hicieron un llamamiento urgente a más unidades policiales para que éstas dieran su apoyo a los que estaban siendo amenazados. Finalmente, la pelea multitudinaria se saldó con cuatro detenidos, todos sin domicilio conocido, de entre 23 y 34 años. Además, el perro que agredió al agente fue enviado a la perrera municipal ya que el que dijo ser su dueño no pudo precisar si el animal tenía chip y no pudo acreditar la propiedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí