GRANADA, 6 (EUROPA PRESS)
Más de 3.700 animales, la mayoría perros y gatos, fueron abandonados el pasado año por sus dueños en la provincia de Granada, mientras que en 2010 «la tendencia va en aumento», ya que hasta mayo los ciudadanos «se han deshecho» de más de 1.400 mascotas.
En declaraciones a Europa Press, la responsable de la Plataforma en Defensa del Animal Abandonado de Granada, Maite Castrejón, aseguró que 2010 está siendo «desolador» para las protectores y refugios de la provincia, que han recibido 600 animales más que en el mismo periodo del año pasado pese a tener «los mismos recursos técnicos y humanos».
Y es que, a pesar a las campañas de sensibilización llevadas a cabo estos meses por la plataforma, el abandono de camadas de gatos y cachorros es «masivo» y mantiene saturados a estos recintos, que en algunos casos ya duplican su cupo máximo de animales.
Castrejón achacó esta situación a la escasa conciencia que exista en España sobre el cuidado a los animales domésticos, puesto que aún «hay mucha gente que los ve como objetos y los adquiere sin meditarlo lo suficiente».
En este sentido, indicó que en nuestro país aún hay quienes muestran reticencias a castrar a sus perros por creer que se les va a privar de un sentimiento humano que «en realidad no tienen», cuando a juicio de Castrejón esta práctica previene numerosos tumores e infecciones y es clave para reducir el número de abandonos.
Por ello, abogó por que las instituciones se involucren en difundir las bondades de esta práctica entre la ciudadanía mediante campañas de sensibilización y acciones concretas como se realizan en otras ciudades. En Barcelona, por ejemplo, las instituciones ofrecen un día al año la posibilidad de realizar la castración de forma totalmente gratuita, lo que «supone mucho» para la Plataforma en Defensa del Animal Abandonado, que integra siete asociaciones y protectoras dispersas por la provincia.
Al margen de los más de 1.400 animales abandonados que se han contabilizado hasta la fecha, Castrejón opina que «lo peor» está por llegar, ya que se aproximan las vacaciones de verano y en esta época muchos ciudadanos abandonan a sus mascotas ante la imposibilidad de llevárselas con ellos a su lugar de descanso o de asumir el gasto de una residencia animal.
A esto, habrá que sumar los abandonos que se prevén tras las Navidades, ya que en estas fechas se regalan mascotas y cuando éstas comienzan a «crecer y tener gastos sus propietarios las abandonan a su suerte», acabando algunas de ellas «heridas, atropelladas o en las puertas de los refugios», lamentó Castrejón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí