Aunque se han encontrado nueve cuerpos, no se podrá confirmar la procedencia de uno hasta su identificación genética
GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)
Los restos de las ocho personas asesinadas durante la Guerra Civil y enterradas en una fosa común en el cementerio de Alhendín (Granada) «nunca descansaron en paz», ya que posteriormente a su entierro se abrieron, «sin ningún tipo de contemplación», diversas zanjas junto a sus cuerpos que fueron usadas como vertederos o para enterrar a personas que se habían suicidado.
Así lo expuso hoy en rueda de prensa el arqueólogo Antonio Oliver, que ha trabajado junto a tres expertos más en la exhumación de esta fosa común localizada en el Patio Civil del cementerio de Alhendín a raíz de la petición que siete familias hicieron a la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica (AGRMH), a la que aportaron testimonios orales y documentales de la existencia de este enterramiento, donde finalmente se han encontrado nueve cuerpos, de los 21 que, según el Registro Civil, debían yacer en este lugar.
Aunque la exhumación de la fosa se hizo pública el pasado 22 de mayo, ha sido hoy cuando la AGRMH ha hecho públicos todos los detalles de la actuación, que se desarrolló desde el 22 de abril al 18 de mayo en el Patio Civil del cementerio, un lugar donde eran enterrados aquellas personas que no eran merecedoras de un sepelio, como los suicidas o impuros.
Los expertos ya han llevado a cabo el análisis antropológico de los huesos, que han determinado la edad y el sexo de las víctimas, todos varones presumiblemente naturales de Armilla, Gójar y Ogíjares que fueron enterrados en este lugar tras su asesinato, que en ningún caso fue mediante el tiro de gracia, siendo más probable que les dispararan en zonas «blandas» del cuerpo que ya no existen, según añadió Oliver.
Los nueve cuerpos tenían la misma orientación dentro de la fosa, aunque los expertos no podrán confirmar la procedencia de uno de ellos hasta que se proceda a su identificación genética, ya que presenta una fractura en la caja torácica que evidencia la autopsia que le fue practicada por causas que no están confirmadas.
Respecto al resto, Oliver lamentó que sus restos «nunca» llegaran a descansar en paz, como es el caso de un hombre que, tras ser torturado antes de la muerte, fue enterrado junto a la puerta de entrada del Patio Civil para que «lo pisotearan para siempre», una práctica que se realizó por todo el territorio nacional y que incluso llegó a plasmarse en documentos.
Además, la fosa fue abierta posteriormente «sin contemplaciones» y en reiteradas ocasiones. Así, entre dos de los cuerpos hallados se enterró un ataúd con una persona que se había suicidado y que, más tarde, fue recuperada presumiblemente por sus familiares.
A esto se une la apertura de zanjas que se usaron como basureros y la presencia de osarios cuya presencia dañó de forma irremediable los cuerpos de las víctimas.
LOS FAMILIARES, EMOCIONADOS
Dado que el Registro Civil documenta la existencia de 21 cuerpos en esta zona y que por el momento no se van a realizar nuevas excavaciones, la AGRMH no procederá a identificar los restos hallados por considerar que sería «prácticamente imposible» realizar este trabajo de una forma eficaz, según precisó la presidenta de la entidad, Maribel Brenes.
Pese a ello, los familiares de las víctimas se han mostrado emocionados tras confirmar el paradero de los suyos, y es que algunos como Rafael Calero cuentan con testimonios altamente fiables, como el del sepulturero.
«Le perdonaron la vida a cambio de hacer las fosas y al día siguiente de enterrar a mi tío y al tío de mi padre, se presentó en mi casa con el cinturón y los objetos personales y nos dijo donde estaban», relató hoy a los periodistas Rafael, que visiblemente emocionado agradeció a la AGRMH el trabajo que han realizado para arrojar luz sobre un «punto negro de nuestra historia que no se debe ocultar».
Explicó que, una vez se confirme que los restos hallados pertenecen a sus familiares, se los llevará a Gójar para darles sepultura en el panteón familiar, dando por cerrado el «injusto» asesinato de su tío, al que «mataron por venganza» porque «no entregó a nadie cuando se lo pidieron», lamentó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí