GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)
El Centro José Guerrero y la Alhambra exponen desde hoy más de una decena de creaciones audiovisuales, algunas de ellas inéditas, así como numerosos inventos y artilugios del cineasta granadino José Val del Omar que servirán para repasar su trayectoria en el 106 aniversario de su nacimiento.
Después de varios intentos fallidos de la Diputación de Granada para crear un centro dedicado al estudio de la obra de este artista perteneciente cronológicamente a la generación del 27 y tras algunos avances como la publicación de su primera biografía, «Val del Omar, cinemista», la institución provincial ha logrado aunar los esfuerzos de distintas instituciones, entre ellas el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y el Patronato de la Alhambra y el Generalife, y culminar un largo proceso de investigación iniciado el año de su centenario (2004).
Este esfuerzo se materializa en la muestra «Desbordamiento de Val del Omar», donde el visitante podrá encontrar elementos tan curiosos como una película familiar que filmó en formato 16 milímetros en los años treinta; una truca artesanal para procesar y componer imágenes o una importante colección de cartas personales.
También hay medio centenar de fotos, un álbum documental sobre las Misiones Pedagógicas de la Segunda República y varias piezas sonoras que, hábilmente dispuestas, llegan a «desbordar» incluso a los visitantes en el ascensor y los aseos del Centro Guerrero.
En la cripta y espacios anexos del Palacio de Carlos V, en el conjunto monumental de la Alhambra que tantas veces fotografió Val del Omar, se ofrece un despliegue más amplio de sus filmaciones y otras imágenes que tomó en su Granada natal.
Se trata por ejemplo de la proyección de su conocido cortometraje «Aguaespejo granadino», que pertenece al llamado Tríptico Elemental de España y preside el recinto de la cripta. Además, se muestran otras obras tan representativas como «Vibración de Granada», una de sus primeras aproximaciones a la plástica lírica por la que se decantaría su cine.
Por último, en otro espacio colindante con la cripta se proyecta una de las series de diapositivas que Val del Omar elaboró en sus últimos años, en el marco de sus tientos en pictolumínica.
El comisario de la muestra, el artista Eugeni Bonet, ha destacado que el objetivo de la iniciativa es presentar «diversas aproximaciones a una obra fragmentada e inconclusa que necesita un punto de recreación e interpretación para ser exhibida».
Por su parte, el yerno del artista, Gonzalo Saénz de Buroaga, ha reivindicado, visiblemente emocionado, la figura del creador y de su hija María José, a quién ha calificado como «la realizadora y el sostén de Val del Omar durante los 50 años de exilio interior en Madrid». A su juicio, el cineasta merecería tener en su tierra la misma veneración que tiene actualmente Federico García Lorca y opinó que el futuro de su legado será la Alhambra, donde siempre volvía cuando visitaba Granada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí