GRANADA, 28 (EUROPA PRESS)
El arquitecto de la Consejería de Obras Públicas que redactó un informe sobre el plan parcial sobre el que se levantaría el Centro Comercial Nevada de Armilla (Granada), cuya supuesta tramitación ilegal se enjuicia en el Juzgado de lo Penal 3 de Granada, confirmó hoy que detectó irregularidades en los aparcamientos –que debían ser públicos y no de titularidad privada– o en el establecimiento de criterios urbanísticos contradictorios en materia de edificabilidad o medición de alturas con el planeamiento urbanístico superior.
Durante la quinta sesión del juicio que ha sentado en el banquillo a un total de once personas, entre ellas el ex alcalde socialista de Armilla José Antonio Morales Cara, el ex edil de Urbanismo Gabriel Cañavate o el promotor de la obra, Tomás Olivo, declaró además el actual arquitecto municipal en el Ayuntamiento de la localidad, que constató, durante una visita de obra en junio de 2006 al edificio, que éste ocupa suelo destinado a espacios libres y dotacionales.
Finalmente, el arquitecto que redactó el informe previo a la concesión de licencia, de fecha 20 de septiembre, en el que alertaba de que se habían proyectado aparcamientos en suelo no urbanizable, escaleras en zonas verdes o del incumplimiento en el cómputo del número de alturas, declarará previsiblemente sobre el 20 de mayo, ya que se encuentra de viaje y tiene previsto regresar a España en esa fecha.
Las declaraciones de hoy comenzaron con el testimonio del arquitecto municipal que ejerce desde 2006 en Armilla, que aseguró que en una primera inspección del Nevada, para constatar si se ajustaba o no la licencia concedida en septiembre de 2005, fue cuando detectó la «invasión» de espacios dotacionales, tras lo que el Ayuntamiento decretó la paralización de las obras de ejecución.
Por otro lado, señaló que el Nevada no se ha construido sobre suelo no urbanizable, que no afectaba a cauces públicos –como apuntó entonces la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir– y que todo lo que se edificó bajo rasante iba destinado a aparcamiento, sobre el que se podrá construir una plaza pública, un parque o instalaciones deportivas, ya que hay otros ejemplos en el municipio de que es compatible.
Asimismo, el arquitecto, que revisó con posterioridad si las obras autorizadas judicialmente por razones de seguridad se ajustaban a la orden dictada, señaló que la instalación de mármol verde en la fachada sí formaba parte del cerramiento permitido. Sin embargo, el revestimiento de uno de los paños del bloque, en el que irían ubicados pequeños comercios, no estaba amparado por esa autorización a su entender.
EDIFICIO SINGULAR
Preguntado por el fiscal en qué se basó el Ayuntamiento para declarar como edificio singular al Nevada, el técnico respondió que es todo aquél que es único en el municipio de Armilla, como es el caso del Centro Comercial cuya legalidad está en entredicho precisamente por no ajustarse a lo contenido a las Normas Subsidiarias de Armilla.
Después del arquitecto municipal declaró el arquitecto de Obras Públicas, que incidió en que el plan parcial aprobado con posterioridad a su informe, que era «preceptivo aunque no vinvulante», incumplía no sólo las Normas Subsidiarias de Armilla, sino también la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía y la Ley de Suelo.
A su juicio, el plan parcial incluyó aspectos supuestamente irregulares relacionados con la medición de rasantes, que se tomó de un punto en concreto y no desde donde se asienta el edificio, como es lo «normal». Aunque se pudiera «puntualmente», según precisó, exceder la altura en algún caso, teniendo en cuenta que el centro comercial iba a albergar salas de cine, «siempre» debería tomarse la medida «con la misma referencia», aunque cada una de las cuatro fachadas esté asentada sobre una superficie a distinto nivel. «No hay problema en tomar cuatro rasantes», dijo.
Además, el técnico incidió en el plan parcial tenía proyectado el diseño de un sótano al mismo nivel del vial, en lugar de por debajo, pero que sin embargo se trata de una superficie construida que «no ha computado como edificabilidad». El arquitecto de la Junta, que ratificó la invasión del Nevada de zonas verdes y dotacionales, indicó asimismo que, al afectar el Centro Comercial a equipamientos, hubiera sido necesario contar con un informe del Consejo Consultivo.
El arquitecto estuvo además presente en algunas de las reuniones que mantuvo el entonces delegado de Obras Públicas, Pedro Fernández, con Morales Cara y Cañavate, encuentros en los que se alertó a los responsables municipales de las irregularidades detectadas. «Ellos entendían que era posible la medición de alturas que se llevaron a cabo y yo les expliqué que no», incidió el técnico.
Durante la sesión de hoy testificó además otra técnico de la Delegación de Obras Públicas que informó sobre el Plan General de Ordenación Urbana de Armilla, si bien su declaración ha sido poco prolongada al no considerarla relevante las acusaciones.
Mañana está previsto que declaren dos abogados que redactaron sendos informes sobre el Nevada, mientras que el martes testificarán cuatro personas más, entre ellas la que fuera secretaria particular de Morales Cara. Ese día está previsto que concluyan las declaraciones de los testigos para dar paso el 5 de mayo a las pruebas periciales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí