GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)
El juicio por la supuesta tramitación ilegal del Nevada, que comenzó la pasada semana, se reanuda mañana con la declaración del arquitecto municipal del Ayuntamiento de Armilla (Granada), que redactó un informe desfavorable en el alertaba de una serie de irregularidades contenidas en el proyecto de construcción del Centro Comercial, como aparcamientos en suelo no urbanizable, escaleras en zonas verdes o incumplimiento en el cómputo del número de alturas, según señala el fiscal en su escrito de acusación provisional.
Además del arquitecto municipal, también está previsto que aporten su testimonio dos personas más, una de ellas técnico de la Delegación Provincial de Obras Públicas, según informaron a Europa Press fuentes del caso.
Hasta ahora, además de los once imputados en la causa, entre los que se encuentran el ex alcalde de la localidad José Antonio Morales Cara, el ex edil de Urbanismo Gabriel Cañavate y el promotor, Tomás Olivo, han declarado el letrado municipal, el secretario y la que fuera jefa de Urbanismo en el Ayuntamiento.
Sus testimonios han rebatido los argumentos esgrimidos durante todo el proceso judicial por los responsables municipales, que sostienen que la tramitación fue legal y que el informe del arquitecto municipal no fue desfavorable, sino que contenía unas «observaciones» que fueron incorporadas al expediente por el que se concedió la licencia de obra, y que además no existió el redactado por el letrado municipal en el que se advertía de que el Nevada conculcaba la legalidad urbanística.
En contra de esas afirmaciones, tanto el letrado como el secretario municipal aseguraron en la sesión que tuvo lugar el pasado viernes que el informe jurídico existió pero que «desapareció» en la misma mañana en la que se iba a probar la licencia del Nevada, el 30 de septiembre de 2005, por causas que desconocen. El contenido del documento, según el propio letrado, era conocido tanto por Morales Cara como Cañavate, que además le «presionaron» para que cambiara su sentido.
El secretario dijo por su parte haberse «sorprendido» de que a pesar de que era notorio en todo el área de Urbanismo del contenido de este informe, y de que se adjuntó al expediente el informe «desfavorable» del arquitecto municipal, la concesión de licencia se aprobó. Así, aunque él avisó en la Junta de Gobierno local de la ausencia del informe «preceptivo» del letrado, se le dio luz verde al proyecto. «Había muchas presiones y muy fuertes, prisas e interés en que se diera la licencia. La hubieran aprobado aunque yo hubiera dicho misa en latín», señaló ante el tribunal.
La jefa de Urbanismo coincidió con el secretario en que en el expediente se incluyeron informes externos, «demasiados», que no eran habituales en el Ayuntamiento, como tampoco lo era contar con informes del Servicio de Asistencia a Municipios de la Diputación, como así se hizo, razón por la que está imputada en la causa una letrada de la institución provincial.
Las pruebas testificales concluirán el próximo 4 de mayo, y el día 5 comenzarán las periciales, tras las que las partes definirán sus conclusiones definitivas y expondrán sus informes para dar fin, el 27 de mayo según lo previsto, a uno de los juicios más prolongados en tiempo de la historia judicial de Granada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí