GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
La Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Granada ha abierto expediente sancionador al Ayuntamiento de la capital por permitir un nivel de ruido por encima de lo establecido legalmente en la estación de autobuses, lo que podría conllevar, si no se adoptan las medidas correctoras pertinentes, la clausura del edificio.
Así lo explicó hoy a los periodistas el delegado de Medio Ambiente, Francisco Javier Aragón, quien señaló que no sólo se ha abierto expediente al Consistorio, sino también a la empresa que gestiona el servicio. Sobre la responsabilidad del Ayuntamiento, incidió en que ha incurrido en una «inhibición de sus obligaciones» al no haber controlado la calidad ambiental de la zona.
El expediente se inició tras la denuncia de un particular en diciembre de 2008, tal y como avanza hoy el diario «Ideal» de Granada, y al no existir actuación municipal, que es la competente en materia de ruidos, la Delegación de Medio Ambiente tubo que tomar una decisión de manera «subsidiaria». Según explicó Aragón, el análisis del nivel de ruidos y la calidad ambiental de la zona en la que se ubica la estación de autobuses, en el entorno de la carretera de Jaén, arrojaron como resultados que «efectivamente» se incumplían «con creces» las inmisiones permitidas por la ley.
Así, Medio Ambiente abrió expediente sancionador al Ayuntamiento, éste se lo devolvió al entender que no es responsable, y fue entonces cuando se abrieron dos: uno a la administración local y otro a la empresa concesionaria, que disponen de un plazo de quince días para que aleguen lo que consideren oportuno. Si no se adoptan las medidas correctoras por parte de una u otra, señaló el delegado, el segundo paso que podría dar la Junta es proponer la clausura de la estación de autobuses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí