MOTRIL (GRANADA), 23 (EUROPA PRESS)
La detención de nueve personas en las últimas semanas ha elevado ya a once el número de arrestados en la denominada «Operación Chirimoya» contra los robos de productos hortofrutícolas durante la campaña de recolección, según informaron a Europa Press fuentes de la investigación, que señalaron que, además de las detenciones, se ha impedido el robo de alrededor de 1.000 kilos de fruta y se han intervenido dos vehículos, un ciclomotor y un remolque.
Las 11 detenciones son fruto de los dispositivos de prevención e investigación iniciados en la segunda semana del mes de abril ante los posibles robos en plantaciones y explotaciones agrícolas. Las primeras detenciones fruto de la denominada «Operación Chirimoya» se realizaron el 9 de abril, cuando se arrestó a dos vecinos de Motril por la tentativa del robo de 56 bolsas de aguacates en una explotación agrícola del paraje de La Cañada de la Esparragona.
Tras estas primeras detenciones, continuaron las investigaciones para llegar a conocer si en ese robo habían participado más personas, dando las pesquisas como resultado «la identificación de tres personas más, uno de ellos menor de edad, que fueron detenidos por un presunto delito de robo con fuerza en las cosas», manifestando los detenidos mayores de edad que el objetivo del robo era, dado que están en paro, «sacar algo de dinero para la manutención de su mujer y sus hijos» vendiendo la fruta robada en mercadillos.
En otra intervención dentro de la fase de prevención de los robos, policías adscritos a la Brigada de Seguridad Ciudadana observaron en la madrugada del pasado 17 de abril una furgoneta en el camino de La Vaquería a la altura del Cerro del Toro y cuando procedieron a darle el alto la furgoneta inició la huída hacia la barriada de San Antonio, donde los ocupantes abandonaron la furgoneta con los 500 kilogramos de chirimoya en su interior, recuperándose el fruto, la furgoneta y un teléfono móvil.
Posteriormente por los datos obtenidos por la Brigada de Seguridad Ciudadana y las gestiones realizadas por Policía Judicial, se logró la detención de dos vecinos de Motril que reconocieron los hechos en Comisaría y declararon que estaban atravesando una situación económica y familiar bastante grave, motivo por el que decidieron ir a coger unas chirimoyas para poder venderlas en el mercadillo de Almanjáyar en Granada y de esta forma sacar algún dinero para comprar alimentos para su familia.
En otro dispositivo de prevención establecido en el marco de la «Operación Chirimoya», en la madrugada del pasado 21 de abril, una dotación policial logró sorprender a dos individuos en un ciclomotor que llevaba enganchado un carro tapado con un plástico y tras ver al vehículo policial inició la huída, dándoles alcance en la calle Poeta Argensola, donde comprobaron que el remolque llevaba 8 cajas de judías verdes.
SUSTRACCIÓN DE JUDÍAS VERDES DE UN INVERNADERO
Tras las gestiones realizadas, se pudo comprobar que las judías verdes habían sido sustraídas de un invernadero de la carretera de Puntalón, donde los autores del robo accedieron tras realizar un agujero en el plástico del invernadero y cortar unos alambres. Por estos hechos los dos individuos fueron detenidos por un presunto delito de robo con fuerza en las cosas.
En otra de las actuaciones realizadas para la prevención de robos de productos hortofrutícolas se tuvo conocimiento de que en una explotación agrícola sita en el pago Calerilla de Carchuna se había producido un robo de 50 rollos de alambre y 8 módulos de jaulas para pájaros.
Como consecuencia del dispositivo de vigilancia establecido en la «Operación Chirimoya», el Grupo de Policía Judicial pudo localizar un vehículo con las jaulas y los 50 rollos de alambre sustraídos, los cuales iban a ser vendidos en una chatarrería de Motril por lo que se procedió a la intervención del vehículo y a la detención de sus dos ocupantes por un presunto delito de robo con fuerza.
En estas operaciones, además de los 11 detenidos, se ha intervenido un turismo, una furgoneta, un ciclomotor, un remolque, 50 rollos de alambre, 8 módulos de jaulas para pájaros, un teléfono móvil y se ha impedido el robo de más de 1000 kilos de productos hortofrutícolas, siendo entregado a sus propietarios los frutos recuperados.
Las actuaciones antes relatadas, que ha desarrollado la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Motril, ponen de manifiesto la especial atención que se está prestando a la prevención y represión del robo en explotaciones agrícolas, tratando de esta forma de dar respuesta a las demandadas de los agricultores que están inmersos en plena campaña de recolección de frutos.
La «Operación Chirimoya» se trata de un dispositivo especial establecido por la jefatura de la Comisaría de Motril con el fin de mitigar los robos de productos hortofrutícolas durante la campaña de recolección de frutos. Implica a todas las Brigadas de la Comisaría motrileña para dar un tratamiento multidisciplinar a los robos de frutos, actuando tanto en la prevención de los hechos por parte de la Brigada de Seguridad Ciudadana, como en la represión de estos con la participación de Policía Judicial, Policía Científica tratando de esta forma de dar respuesta a las demandas planteadas por las asociaciones agrícolas de la zona.
Esta operación policial, que se extenderá hasta el final de la campaña de recolección de frutos, intensifica la presencia y el patrullaje de vehículos con distintivos en las zonas rurales donde se ubican las explotaciones agrícolas, además de tratar con especial atención las denuncias y noticias recibidas sobre los robos de frutos con el fin de localizar y detener a los autores de estos hechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí