El Ayuntamiento impone una sanción de 300.000 euros al comité de empresa por ensuciar las calles y destrozar mobiliario urbano
GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)
Los trabajadores de la empresa concesionaria del servicio de limpieza y recogida de basuras en la capital, Inagra, han puesto fin a la huelga indefinida que mantenían desde el pasado lunes al alcanzar un acuerdo «solidario» con la patronal que garantizará la estabilidad laboral del personal contratado a tiempo parcial, principal reivindicación de los sindicatos.
Tras una larga negociación que se prolongó hasta las dos de la madrugada, el comité de empresa de Inagra y las secciones sindicales de CCOO, UGT, CNT y CIT han decidido aceptar la propuesta de la empresa de renunciar a parte de su salario para garantizar así el doble de jornadas a los 108 empleados que trabajan a jornada parcial.
El acuerdo firmado supondrá que toda la plantilla fija de Inagra renunciará a cobrar el IPC del 2009, un 0,8 por ciento, que será compensado con la ampliación al personal de tiempo parcial, pasando de las cuatro actuales a ocho jornadas fijas al mes.
También se garantiza un convenio colectivo para tres años, 2009, 2010 y 2011, incluyendo las propuestas que en su día ya hizo la empresa y que consisten en una subida salarial del 7,2 para el 2008, el IPC para el 2010 y 2011, un sábado más para el personal de la noche y el compromiso de la empresa de que los descansos por reducción de la jornada a 35 horas, (48 días al año) se concedan en función de la jornada anual efectiva de trabajo.
El responsable de la Sección Sindical de UGT, Martín Ángel Ruiz, explicó a Europa Press que se ha tratado de buscar un acuerdo beneficioso para todos los trabajadores «en estos momentos de crisis», aunque para ello «se haya tenido que renunciar a la subida salarial correspondiente al IPC de 2009.
SANCIÓN DE 300.000 EUROS
El acuerdo firmado ayer, y que ya ha sido transmitido a los trabajadores, ha permitido que esta noche la basura se haya recogido con total normalidad –ya había 150 toneladas de residuos acumuladas– y hoy los servicios de limpieza viaria saldrá a desarrollar su trabajo para dejar la ciudad «en perfectas condiciones», indicó Ruiz.
No obstante, lamentó la decisión del Ayuntamiento de la capital de imponer una sanción de 300.000 euros al comité de empresa por permitir que los huelguistas ensuciaran las calles y destrozaran mobiliario urbano, como la quema de seis contenedores.
Ruiz considera que esta sanción es «injusta» porque el comité de empresa «no puede controlar el modo de actuar de todos los trabajadores» y ya avanzó que pondrá el asunto en manos de los servicios jurídicos de UGT, ya que ninguno de los integrantes del comité puede asumir esta sanción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí