GRANADA, 20 (EUROPA PRESS)
La Policía Local de Granada asegura que el joven argentino que ha acusado a varios agentes de multarle por beber un refresco en la vía pública «se encontraba rodeado de bebidas espirituosas y con un grupo de personas que hacían botellón» en el momento en que se le impuso la multa, de unos 300 euros.
Este chico de 29 años, Esteban J.C., ha recurrido la sanción y ha denunciado a los agentes ante el Juzgado de Instrucción número 9 de Granada por un supuesto abuso de poder, después de que el pasado martes le multaran a él y a una amiga en el barrio del Albaicín por consumir alcohol cuando «sólo estaban tomando un bocadillo y un refresco de cola».
En declaraciones a Europa Press, el portavoz de la Policía Local quiso aclarar que los agentes actuaron conforme a la ley municipal, que prohíbe consumir alcohol fuera del lugar habilitado para ello, el «botellódromo», e insistió en que el joven estaba rodeado de botellas de alcohol y acompañado por un grupo de personas que «sí estaban bebiendo», por lo que fue multado por estos hechos.
El portavoz del cuerpo negó por tanto que existiera un supuesto abuso de poder y se mostró tranquilo ante la denuncia presentada por el joven, ya que «si recurre la denuncia contestaremos donde sea necesario», indicó.
EN LA «PLAZA DEL 8»
Los hechos que han motivado esta denuncia ocurrieron sobre las 18,40 horas del pasado martes en la conocida como «Plaza del 8», donde Esteban se encontraba tomando un bocadillo y un refresco de cola cuando aparecieron dos furgonetas de la Policía Local y un grupo de agentes comenzó a reclamar la documentación «a todo el mundo» que había allí, según se expone en la denuncia, a la que tuvo acceso Europa Press.
El joven pidió a los agentes que se identificaran y ellos le contestaron que podría encontrarla en la copia de la denuncia que le iban a entregar, mientras que al ver la insistencia del muchacho acabaron supuestamente por decirle que «su identificación era señor Agente».
Finalmente, la Policía le interpuso una denuncia en virtud de la Ordenanza para la Convivencia y en la que reza «Hecho denunciado: Permanecer y concentrarse en la vía pública, consumiendo bebidas, alterando la pacífica convivencia de los ciudadanos fuera del lugar habilitado en el Ayuntamiento».
Cuando el joven leyó la multa e iba a proceder a firmar la denuncia, pidió a los policías que especificaran que estaba bebiendo un refresco de cola pero supuestamente le quitaron el documento y tacharon las palabras «no alcohólicas» del texto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí