GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)
El alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP), opinó hoy que la deuda de 30 millones de euros que el Ayuntamiento mantiene con Inagra, concesionaria del servicio de limpieza y recogida de basuras de la capital, «no tiene nada que ver» con la huelga indefinida que iniciaron hoy los trabajadores porque «están cobrando» sus sueldos e indicó que la entidad local no intervendrá en el conflicto.
A preguntas de los periodistas sobre la primera jornada de huelga, Torres Hurtado dijo que la entidad local «no tiene nada que decir» porque su participación en Inagra es de un 17 por ciento, si bien se ha mostrado convencido de que el convenio colectivo de esta empresa –suscrito en 2002– es el mejor de toda Andalucía, al obtener los trabajadores una jornada laboral de 35 horas
Así, ha pedido a los trabajadores que sean «sensatos» y «reflexionen», más aún –dijo– «en un momento en el que hay millones de parados en España» y lo más importante a su entender es mantener los puestos de trabajo.
Pese a todo ello, confió en que las partes «se pongan de acuerdo» para acabar con la huelga, cuyas consecuencias «no se merece la ciudad ni los granadinos», añadió.
SEGUIMIENTO
El 90 por ciento de los trabajadores de Inagra secundaron hoy la primera jornada de huelga en el sector, según los datos que barajan los sindicatos, mientras que la empresa ha rebajado la participación al 35 por ciento.
El paro, que tiene carácter indefinido ante la rotura de las negociaciones con la patronal, comenzó a las cinco de la madrugada y tiene fijados unos servicios mínimos del 30 por ciento –unas 110 personas–, según acordaron las partes el pasado viernes en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla).
A juicio de los sindicatos, «la solución del conflicto» sería que el Ayuntamiento de Granada se implique en atender las reivindicaciones de los trabajadores, puesto que «es culpable» de su situación laboral en cuanto que adeuda unos 30 millones de euros a la empresa concesionaria por el impago de la cuota de los últimos diez meses aproximadamente.
Opinó incluso que la entidad local «está al tanto del recorte de plantilla encubierto que está realizando Inagra, que «se ha negado a cubrir las vacaciones, bajas laborales y jubilaciones» de sus empleados, a fin de recortar servicios en «los barrios más alejados».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí