MOTRIL (GRANADA), 13 (EUROPA PRESS)
Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a dos personas en Motril (Granada) por su participación en el robo de 450 kilogramos de aguacates en un finca de 55 hectáreas situada en el paraje conocido como la cañada Esparragona de esta localidad costera.
Los ladrones, que han reconocido los hechos ante los agentes, entraron a la explotación agraria forzando la alambrada exterior y practicando un agujero de aproximadamente un metro cuadrado en la valla, según informó hoy en una nota el Cuerpo Nacional de Policía.
Cuando el encargado de la finca llegó a su propiedad vio el citado agujero en la alambrada y, un poco más adelante, en el carril de acceso a la explotación, el vehículo de los ladrones, a los que sorprendió con 45 bolsas de plástico llenas de aguacates que trataban de depositar en el coche.
Una vez que el dueño interpuso la correspondiente denuncia, los agentes comenzaron a investigar para aclarar lo sucedido, iniciando las pesquisas con el vehículo que estaba próximo a la explotación agrícola.
Los agentes pudieron averiguar que su dueño lo había vendido sin estar realizada la transferencia de dinero y a raíz de esta operación pudieron localizar a J.C.C. de 25 años y vecino de Motril, que era quien supuestamente usó el vehículo el día en el que se cometió el robo de aguacates.
J.C.C. acabó por reconocer su participación en el robo de los aguacates, apuntando que tenían preparadas 56 bolsas llenas de este productos para llevárselas, pero al ver una persona en las inmediaciones de la explotación agraria huyeron del lugar.
El otro implicado en el robo, A.S.C de 35 años, fue identificado gracias a la colaboración de algunos ciudadanos que le vieron salir y entrar de la finca con las bolsas de aguacates, por lo que pudo ser localizado y detenido.
Aunque reconoció los hechos ante los agentes, trató de justificarse alegando que está en paro y su objetivo era vender los aguacates para ganarse algo de dinero.
Estas detenciones se enmarcan dentro de la llamada Operación Chirimoya, consistente en un dispositivo especial establecido por la jefatura de la Comisaría de Motril con el fin de mitigar los robos de productos hortofrutículas durante la campaña de recolección de frutos.
La citada Operación especial implica a todas las Brigadas de la Comisaría motrileña para dar un tratamiento multidisciplinar a los robos de frutos, actuando tanto en la prevención de los hechos por parte de la Brigada de Seguridad Ciudadana, como en la represión de estos con la participación de Policía Judicial y Policía Científica tratando de esta forma de dar respuesta a las demandas planteadas por las Asociaciones de Agricultores de la zona.
Esta Operación policial, que se extenderá hasta el final de la campaña de recolección de frutos, intensifica la presencia y el patrullaje de vehículos con distintivos en las zonas rurales donde se ubican las explotaciones agrícolas, además de tratar con especial atención las denuncias y noticias recibidas sobre los robos de frutos con el fin de localizar y detener a los autores de estos hechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí