GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)
El contratista Antonio Malpica no ha logrado alcanzar un acuerdo con la constructora Garasa Esñeco para que le pague los 155.000 euros que le adeuda desde marzo del año pasado por la construcción de unas viviendas. La empresa le pidió el pasado viernes «un par de días de margen» para estudiar una solución pero el afectado no ha obtenido respuesta y esta mañana ha decidido encadenarse de nuevo ante las oficinas de la empresa.
Malpica, de 59 años y con cuatro hijos a su cargo, asegura no tener más opción que retomar su protesta ante la actitud «poco negociadora» de la constructora, que se encuentra inmersa en un concurso de acreedores y con cuyos responsables se reunió sin éxito el pasado viernes.
«No tengo trabajo ni dinero y dentro de poco tampoco tendré casa porque no puedo pagar la hipoteca», relató en declaraciones a Europa Press el afectado, que pese a su delicado estado de salud –es diabético, hipertenso y padece apnea– volverá a ponerse en huelga de hambre desde hoy para obtener su objetivo.
La empresa le ha dicho que «no puede» afrontar el pago porque él es un acreedor más y hay un proceso abierto para atender todas las reclamaciones que existen, sin embargo Malpica cree que «siempre se hace puede hacer algo», asegurando que no le importaría que le abonaran «poco a poco» la deuda de 150.000 euros si fuera necesario, ya que su situación es «desesperada».
De hecho, y aunque está acogido al concurso de acreedores que solicitó la empresa hace unos meses, Malpica no confía demasiado en recuperar el dinero por esta vía y por eso ha asegurado que no abandonará la protesta hasta que le den una solución para que él y su familia puedan «salir adelante».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí