GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)
Un Juzgado de lo Penal de Granada ha decretado orden de busca y captura sobre el joven marroquí conocido como «el estrangulador del Albaicín» después de que el pasado lunes no se presentara a un juicio en el que iba a ser juzgado como presunto autor de un delito de robo con violencia que supuestamente cometió contra dos chicas.
Este joven de 20 años, identificado como Mohcine L., tiene pendientes una decena de juicios, todos por robos con violencia que supuestamente ha cometido por el llamado método del estrangulamiento, consistente en abordar a su víctima por detrás y presionarle en el cuello fuertemente hasta que pierde el conocimiento y cae al suelo.
En total le piden más de 30 años por estos hechos, aunque el joven ya ha salido absuelto de uno de los juicios por falta de pruebas y su abogado aseguró en declaraciones a Europa Press no entender por qué se ha dado a la fuga en vez de presentarse a la vista oral cuando «tenía pruebas suficientes para demostrar que es inocente».
Así las cosas, el juez ha decretado contra él una orden de busca, captura e ingreso en prisión. La idea es que, una vez localizado, permanezca en la cárcel hasta que se enfrente a todas las causas que tiene pendientes. La Policía ya ha ido a buscarle a una casa ocupa de la capital en la que se cree que residía, aunque por el momento no se ha dado con su paradero.
TRES AÑOS DE CÁRCEL
En el juicio del pasado lunes, Mohcine L. se enfrentaba a una petición fiscal de tres años de cárcel como presunto autor de un delito de robo con violencia que supuestamente cometió el 9 mayo de 2009 contra dos chicas.
En sus escrito de acusación provisional, el Ministerio Público considera que el acusado, en compañía de otro compañero que no ha sido identificado, abordó a las dos jóvenes cuando caminaban por la calle Cuenca de la capital, cerca de la Facultad de Derecho.
Supuestamente, el acusado cogió fuertemente del cuello a una de las víctimas hasta hacerle perder el conocimiento y caer al suelo, mientras que el otro joven se dirigió hacia a la otra chica y la intimidó «dándole fuertes gritos». Finalmente consiguieron llevarse el bolso de una de ellas y varios móviles de las perjudicadas.
La defensa del joven no está de acuerdo con esta versión y asegura que el día de los hechos su cliente no se encontraba en la ciudad por lo que es «imposible» que cometiera el delito, como a su juicio demuestra su pasaporte, que cuenta con un sello de salida del país y otro de regreso fechado el 12 de mayo de 2009, cuatro días después del suceso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí