Esta base de datos servirá para evitar los robos e identificar a los infractores
GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
El pleno del Ayuntamiento de Granada aprobó hoy en pleno de forma inicial la ordenanza municipal de circulación de peatones y ciclistas, que incluye el acondicionamiento de vías con velocidades máximas de 30 kilómetros por hora y un régimen sancionador que prohibirá a los ciclistas conducir con auriculares o usando el teléfono móvil bajo multas de entre 40 y 80 euros.
De acuerdo a esta nueva normativa, a la que tuvo acceso Europa Press, los agentes de la autoridad podrán retirar aquellas bicicletas que se consideren abandonadas, esto es, aquellos ciclos presentes en la vía pública sin ruedas, con el mecanismo de tracción inutilizado o cuyo mal estado haga evidente la situación de abandono.
Así, los agentes tomarán una fotografía de la bicicleta abandonada –de modo que pueda ser fácilmente reconocida cuando la reclame su dueño–; colocarán un aviso tipo pegatina en el lugar donde se encontraba la bici retirada y la trasladarán hasta el depósito municipal hasta un plazo máximo de tres meses, de modo que si nadie acude a recuperarla se donará a alguna organización sin ánimo de lucro.
En virtud de esta ordenanza, también serán sancionadas otras actitudes como circular con patines sin motor o aparatos similares fuera de las zonas habilitadas para ello, usar monopatines por aceras, zonas peatonales o carriles bici y ocupar con motocicletas los aparcamientos que se habilitarán para las bicicletas. Tampoco se podrán amarrar las bicis a elementos del mobiliario urbano entorpeciendo el tránsito de vehículos o peatones.
Del documento se desprende que serán los propios agentes de la Policía Local los encargados de imponer la cuantía de la sanción –de un máximo de 80 euros– atendiendo a una criterios como la gravedad y la trascendencia del hecho, el peligro potencial creado por el infractor y su condición de reincidente, entre otras parámetros similares.
Asimismo, el Ayuntamiento creará un registro de bicicletas –cuya inscripción es voluntaria– con la finalidad de evitar los robos o extravíos de las mismas, así como para identificar a los que comentan infracciones.
Podrán registrarse todos los usuarios mayores de 14 años y si se trata de un menor de esta edad, la inscripción se realizará a nombre de los progenitores.
TRANSPORTE DE MENORES Y DISCAPACITADOS
Otro de los asuntos que regula esta ordenanza es el transporte de menores en bicicletas. Sólo podrán hacerlo los ciclistas que sean mayores de edad y siempre que se trate de un menor con una edad máxima de siete años que deberá viajar con casco, en un asiento adicional homologado que, además, lleve incorporados elementos reflectantes.
Igualmente, las bicicletas podrán arrastrar un remolque o semirremolque que deberán ser visibles mediante el uso de elementos reflectantes, mientras que las personas con movilidad reducida podrán circular con sus sillas de ruedas o triciclos por los carriles bici, donde tendrán prioridad.
PRÉSTAMO DE BICICLETAS
La aprobación de este documento coincide con la puesta en marcha de la normativa que regulará el servicio de préstamo de bicicletas que va a poner en marcha el Ayuntamiento y que pondrá en circulación una treintena de bicicletas y tres puntos de préstamo electrónicos en Avenida de la Constitución, Plaza Isabel La Católica y Fuente de las Batallas.
El servicio funcionará a través de teléfono móvil y el registro deberá realizarse en la nueva oficina de turismo situada en la Plaza del Carmen, donde obtendrá la documentación que le acredite como usuario. A partir de ahí se le comunicará el código secreto con el que podrá desenganchar la bicicleta del punto de préstamo electrónico y que tendrá un periodo de validez de un año.
La utilización de la bicicleta se limitará a un máximo de dos horas, debiendo el usuario depositarla en cualquiera de los aparcamientos habilitados para ello. Además, este vehículo sólo podrá ser usado dentro del término municipal de Granada y en los itinerarios habilitados por el Ayuntamiento de la capital.
Por otra parte, si al usuario le roban la bicicleta o la pierde, deberá denunciarlo ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y al Ayuntamiento, ya que en caso contrario será penalizado dándole de baja durante seis años, además de sancionado con una multa de hasta 900 euros.
Concretamente, en el documento que regula el préstamo de las bicicletas se ha incluido un reglamento que incluye multas de hasta 300 euros para las infracciones leves, de hasta 600 euros para las graves y de hasta 900 para las muy graves.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí