La braquiterapia es una alternativa a la prostatectomía radical por la que se extirpa toda la glándula prostática
GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)
El Hospital Universitario San Cecilio de Granada ha incorporado a su oferta de prestaciones la técnica de braquiterapia de baja tasa con semillas radiactivas de I -125, indicado en el tratamiento del cáncer de próstata. Esta terapia, que es una alternativa a la prostatectomía radical –por la que se extirpa toda la glándula prostática–, ofrece resultados excelentes con una disminución de las complicaciones respecto a la cirugía y una disminución de los tiempos de hospitalización a 24 horas, entre otros beneficios.
Actualmente, el cáncer de próstata es uno de los tipos más frecuentes de cáncer en el hombre. Aunque hace una década sólo el 15 por ciento de los pacientes se diagnosticaban cuando el tumor estaba confinado a la glándula prostática, en la actualidad, gracias a las campañas informativas, ha aumentado el número de varones que acuden al especialista para revisiones periódicas, por estar en edad de riesgo o por presentar modificaciones en el ritmo o en el flujo urinario, lo que nos ha llevado a poder diagnosticar en torno al 75% de los tumores cuando no hay metástasis y pueden tratarse con intención curativa, informó la Delegación de Salud en una nota.
La braquiterapia del cáncer de próstata con semillas radiactivas es una alternativa conservadora para tratar estos tumores cuando están limitados a la glándula prostática. Se trata, por tanto, de una forma de radioterapia en la que las fuentes radioactivas se introducen en la próstata en forma de semillas y se alojan allí de forma permanente.
Con esta técnica se cumple un doble objetivo: por un lado, administrar una dosis de radiación a la próstata suficiente para curar el tumor y de otro, preservar los órganos como la uretra y el recto, disminuyendo los riesgos asociados a las complicaciones de la cirugía.
Para la realización del procedimiento se requiere de la participación de un equipo multidisciplinar que engloba a facultativos especialistas en oncología radioterápica, en urología y en radiofísica hospitalaria, además de otros profesionales que trabajan de forma habitual en el quirófano.
La técnica presenta muy pocos riesgos asociados a las radiaciones, ni para los profesionales que realizan el implante ni para los familiares del paciente, dada la baja energía de las semillas utilizadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí