GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)
El Día contra el racismo, que se celebró hoy, transcurrió en Granada capital bajo distintos actos y unas jornadas en las que se trató el tema del racismo, «un problema que no se quiere ver».
Así lo manifestó a Europa Press un miembro de la asociación SOS Racismo, que detalló que las Jornadas de Voluntariado Antirracista celebradas desde el viernes en la capital fueron «satisfactorias» por el análisis y exposiciones que se llevaron a cabo, aunque influyó la climatología.
En concreto, se trataron los problemas y dificultades en casos que son difíciles de probar, hubo quejas por la falta de apoyo institucional, además se manifestó que «el racismo y la xenofobia crece en los niños». Asimismo, se habló de la situación en distintos países, «con persecuciones en Italia y también por parte de partidos europeos que hablan de expulsar a ciudadanos que son de la UE de pleno derecho».
Por otra parte, también se trataron la situación en El Ejido (Almería) con los inmigrantes, que «nadie quiere hablar del tema como si no pasara nada» y proporcionaron datos como que «hay 4.000 personas censadas que viven en invernaderos con plaguicidas y malas condiciones».
Ante la situación, «conscientes del avance del racismo, de la xenofobia y preocupados por la amenaza que supone esta lacra social», numerosos grupos de ciudadanos se acercaron a la Fuente de las Batallas para expresar su rechazo a todo tipo de violencia y discriminación.
COMPARTIR INFORMACIÓN
Bajo una constante lluvia, se compartió información y experiencias, acordando continuar con la labor, hasta la erradicación de todas formas en las que se manifiestan los delitos de odio.
Del mismo modo, se recordó a las personas que intentaron encontrar «una vida mejor, para ellos y sus familias, y que no pudieron conseguirlo, al fallecer en el camino». También se tuvo presente a todas aquellas que están encerradas en los Centros de Internamiento para Inmigrantes (CIEs), en condiciones, «a veces inhumanas», y «se pidió el cierre de los «Guantánamos Europeos» y su puesta en libertad, así como la retirada de la Ley de Extranjería». También se reivindicó «dignidad para el pueblo gitano y todos los pueblos oprimidos».
Por otra parte, se mostró la solidaridad con todas las víctimas de los delitos de racismo, xenofobia, discriminación y todas las formas conexas de intolerancia, a la vez que se reafirmó el compromiso de continuar trabajando en su defensa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí