GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)
El alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP), aseguró hoy que los organizadores del Yelow Festival han sido informados de que no tienen permiso municipal para instalarse junto al botellódromo, donde hoy está previsto un macrobotellón para celebrar la llegada de la primavera, y ha anunciado que se actuará con la «máxima severidad» en caso de que ignoren las recomendaciones municipales.
De hecho, los agentes de la Policía Local han recibido hoy la orden de impedir que este festival se instale en la Huerta del Rasillo, por lo que la zona se ha acordonado y han evitado que entraran los vehículos que transportaban las carpas y escenarios, según informó hoy a Europa Press el portavoz del cuerpo.
No obstante, desde la Policía se asegura que la actuación ha sido «totalmente pacífica» y de acuerdo a las «órdenes recibidas del propio alcalde», negando por tanto las «coacciones» a las que ha aludido la organización del festival.
Por su parte, el alcalde ha advertido a los responsables del certamen que «no jueguen con el Ayuntamiento» al querer celebrar este evento no autorizado, puesto que el silencio administrativo al que aluden para justificar su posición «no se cumple en este caso y no se va a permitir que incumplan la ley».
Mientras tanto, ya han comenzado a llegar los primeros jóvenes –«no más de un centenar» al botellódromo para celebrar la llegada de la primavera», aunque los agentes calculan que no será hasta la tarde cuando llegue la mayoría de la gente, aunque también contemplan la posibilidad de que «el mal tiempo desinfle la convocatoria».
Por el momento, permanece activo el dispositivo policial integrado por más de centenar de agentes de la Policía Local y varias patrullas de la Guardia Civil para evitar incidentes durante la celebración del macrobotellón.
Además de vigilar el botellódromo, se reforzará la presencia policial en el Campo del Príncipe, Plaza Einstein y la Plaza de San Nicolás, entre otras zonas frecuentadas por los jóvenes, a los que se instará a desplazarse al botellódromo bajo amenaza de multa en virtud de la ordenanza para la convivencia, que establece multas de hasta 300 euros por este motivo.
En lo que respecta a la Policía Local, la mayoría del dispositivo estará formado por agentes que trabajarán en turno ordinario, excepto los que lleguen como refuerzo a partir de las 18,00 horas, cuando se espera que haya más afluencia de jóvenes.
Los agentes realizarán intensivos controles de tráfico y drogas para evitar los accidentes, mientras que los agentes de la Guardia Civil velarán por la seguridad en la salida de la autovía de Méndez Núñez, que está junto al botellódromo y suele colapsarse con este tipo de convocatorias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí