MADRID, 17 (EUROPA PRESS)
El secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, reconoció hoy que existen problemas «de coste económico» para la ejecución de los regadíos de la zona norte de Granada, en el entorno de Baza-Huéscar, pero señaló que el Gobierno debe resolver el «agravio» que padece la zona y apuntó a que parte de los fondos Feder disponibles podrían emplearse para financiar esta infraestructura.
Durante su comparecencia en la Comisión de Medio Ambiente y Agricultura y Pesca del Congreso de los Diputados, Puxeu admitió que la zona, «una de las más pobres de Granada» sufre una situación de «agravio» y sus demandas, que hacen referencia a la compensación por el trasvase del Negratín al Almanzora «deben ser atendidas».
«Defiendo el trasvase pero la cuenca cedente tiene unas necesidades de supervivencia y su compensación era la puesta en regadío y la mejora de sus regadíos tradicionales», explicó el responsable ministerial, que no pasó por alto que «se ha avanzado lentamente» en el proceso y que, actualmente, la infraestructura «no tiene dificultades medioambientales».
Las dificultades, hoy en día, son económicas, «de recuperación de costes», pero para Puxeu hay situaciones en las que la rentabilidad «no debe centrarse sólo en aspectos de facturación de ese sector sino en la necesaria fijación de población de territorios y la viabilidad de pueblos».
Así, señaló que es posible que parte de los fondos Feder se puedan emplear para esta infraestructura, cuyo coste supera los 40 millones de euros, cifra que, según dijo, es «complicada de afrontar» son la actual situación económica.
Por último, Puxeu, hizo referencia a la implicación de la Consejería de Agricultura andaluza en este proyecto y en que ésta también ha apostado por la necesidad de «empezar la obra» para así, «acabar con una demanda legítima y un agravio que no ha recibido compensaciones».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí