ARMILLA (GRANADA), 16 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a un hombre de 46 años acusado de vender a una chatarrería los tornillos que había estado robando durante tres años en la empresa para la que trabajaba, situada en Armilla (Granada).
La detención se produjo después de que los propietarios de la empresa denunciaran el pasado día 12 el robo continuado de parte de la tornillería que compraban en Italia para el montaje de sus productos, sospechando que era uno de sus empleados.
Lo cierto es que desde la empresa no habían prestado atención a esta falta de material, pensando que se trataba de descuidos de sus empleados en la recepción de los paquetes. Sin embargo, al revisar los albaranes de compra, los dueños comprobaron que no había tales descuidos, sino que alguno de sus empleados se los había apropiado y que el valor de los tornillos sustraídos hasta el momento supera los 10.000 euros.
Los guardias civiles del Área de Investigación del puesto de Armilla han conseguido localizar en una chatarrería del área metropolitana granadina 30 kilogramos de los tornillos pertenecientes a la empresa denunciante y a raíz de ahí pudieron averiguar la identidad del presunto responsable.
Este empleado visitaba de forma regular la chatarrería para vender esa misma clase de tornillos y ha sido detenido por estos hechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí