Ya se ha instalado un muro de pantalla en la mediana a la altura de Jun, donde el temporal provocó un socavón de 30 metros de profundidad
DIEZMA (GRANADA), 10 (EUROPA PRESS)
Los técnicos de la Consejería de Obras Públicas y Transportes llevan trabajando toda la noche en el tramo de la A-92 que resultó ayer cortado al tráfico en el punto kilométrico 271, a la altura de Diezma y prevén restablecer la normalidad en la vía en unas dos semanas.
Así lo señaló hoy a Europa Press el delegado provincial de Obras Públicas, Jorge Rodríguez, que ha visitado esta mañana la zona junto al director general de Infraestructuras Viarias, Pedro Rodríguez. Según el delegado, el desprendimiento de la ladera que provocó el corte de la autovía se ha producido por acumulación de agua en un manantial cercano, que se ha desbordado a consecuencia de las últimas lluvias.
El desprendimiento se produjo ayer poco antes de las 19,00 horas entre el Molinillo y Diezma, tras lo que se habilitó una ruta alternativa a través de la carretera A-308 en las direcciones de Iznalloz y Darro. En unas horas se prevé abrir un transfer en dirección Sevilla, con lo que podrá volver a circularse por la A-92, aunque sólo por uno de los carriles.
En cuanto al punto kilométrico 247, en el término municipal de Jun, que registró un socavón de unos 30 metros de profundidad por el desplome de la ladera por las lluvias, el delegado informó de que ya han concluido los trabajos de construcción de un muro pantalla en la mediana de la autovía y que «rápidamente» comenzará el reforzamiento del talud para evitar más daños.
La consejera Rosa Aguilar visitó el tramo siniestrado el pasado 3 de marzo, cuando anunció que el arreglo de la vía en ese tramo podría prolongarse por un plazo de unos dos meses si la meteorología lo permite y que supondrá un coste aproximado de unos 6,5 millones de euros.
La zanja, que afecta completamente en ese punto a la calzada derecha en dirección Almería, se produjo durante el pasado día 1 de marzo, aunque el tramo había sido cortado al tráfico el pasado 21 de febrero tras registrarse los primeros desperfectos por desprendimientos.
Tras la colocación de la pantalla de micropilotes en la margen izquierda de la vía –trabajos valorados en 1,5 millones de euros–, se iniciarán las actuaciones en la base del terraplén, donde se instalará una pantalla de pivotes y sobre ésta comenzará la reconstrucción de un nuevo terraplén. Una vez concluyan las obras, estimadas en unos cinco millones de euros por la consejera, se dará de nuevo paso al tráfico en los dos sentidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí