GRANADA, 16 (EUROPA PRESS)
La ausencia de tres testigos clave para la acusación particular y la Fiscalía han provocado que ambas partes hayan solicitado la suspensión del juicio previsto para hoy en la Audiencia Provincial de Granada contra el único acusado de matar al indigente Jorge C.L., que apareció muerto hace ocho años en su piso, en el que alquilaba habitaciones para otros «sin techo». El presidente del tribunal ha fijado por lo tanto nueva fecha para la vista, que se celebrará a partir del próximo 9 de noviembre, según informaron a Europa Press fuentes judiciales.
El jurado, que iba a enjuiciar desde hoy y a lo largo de toda la semana el caso, no ha llegado a constituirse, aunque en un primer momento se barajó la posibilidad de elegirlo para acelerar el trámite procesal, algo que finalmente no se ha acordado. Hasta la Audiencia se acercaron hoy los familiares de la víctima y el propio procesado, que está en libertad provisional.
De iniciales José Simón L.F., 44 años y apodado «El valenciano», el inculpado se enfrenta a un total de 17 años y seis meses de prisión por un delito de asesinato con alevosía que cometió supuestamente el pasado 9 de marzo de 2002, fecha en la que su víctima le había alquilado uno de los dormitorios de su vivienda, sita en la calle Escudo del Carmen, 11, por 60 euros.
Según consta en el escrito de acusación de la Fiscalía, al que tuvo acceso Europa Press, el inculpado y su arrendador tuvieron el día antes del crimen una «fuerte discusión» al parecer por el impago del alquiler. Esa noche, la del 8 de marzo, Jorge C.L. había estado cenando con otros indigentes, uno de los cuales tuvo que acostarse tras haber consumido mucho alcohol y ansiolíticos, que lo sumieron en un «letargo» y «profundo sueño». Otros dos se fueron a dormir sobre las 12 de la noche a otro domicilio.
Después de la riña, o «por otras razones no suficientemente esclarecidas», según señala el Ministerio Público, José Simón cogió al día siguiente, sobre las 8,00 horas del 9 de marzo, un instrumento punzante-cortante no identificado «que bien pudiera ser un arma blanca» y, «con la intención de acabar con la vida de Jorge C.L.», le ocasionó tres heridas en el cuello que le llevaron a la muerte. Entonces, según el relato fiscal, la víctima se encontraba en el salón de su casa de rodillas ante el televisor manipulando los mandos del encendido y «en intoxicación etílica plena», lo que debilitaba su defensa.
Unas dos horas después de la agresión uno de los indigentes acogidos en la casa encontró a Jorge tendido en el salón en posición «decúbito prono», tras lo que avisó en un establecimiento mercantil cercano a la Policía y a los servicios sanitarios.
El fallecido estaba casado y tenía dos niñas y, aunque no mantenía ningún contacto desde hacía años con su familia directa, la Fiscalía reclama una indemnización de 7.000 euros para el padre, otros 7.000 para su madre, y un total de 49.000 para sus hijas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí