GRANADA, 08 (EUROPA PRESS)
La portavoz del grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Granada, Lola Ruiz, no pudo entrar el pasado viernes a la Casa del Aire del Albaicín para hablar con los dos únicos inquilinos que quedan tras el desalojo de los ocupas, porque «se lo impidió» la seguridad privada que vigila el inmueble.
Ruiz asegura que le fue «imposible» acceder al edificio, a pesar de que se identificó como concejal del Ayuntamiento, y recordó en este sentido que la Constitución española sólo permite suspender el derecho a la reunión pacífica o la inviolabilidad del domicilio cuando haya circunstancias que justifiquen un estado de excepción.
«¿Se imaginan ustedes que amigos o familiares vayan a su casa y les impida el acceso un vigilante jurado?. Quizá en época de Franco o en los tiempos más duros del estalinismo pudo pasar, pero ahora que vivimos en un estado de derecho es impensable», clamó la dirigente de izquierdas, que exigió a las autoridades que restablezcan de manera «inmediata» los derechos fundamentales de estas personas.
Por otra parte, Ruiz instó al Ayuntamiento de Granada y a la Junta a poner todos los mecanismos y recursos necesarios para garantizar que la Casa del Aire no es demolida, ni interior ni exteriormente y que se conservan los elementos de valor del siglo XVII que posee, después de que hace unas semanas se desalojara por orden judicial a un grupo de ocupas que residían en el municipio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí