GRANADA, 25 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía de Granada ha archivado las diligencias que abrió para investigar la muerte de una recién nacida en diciembre de 2007 en el Hospital Materno-Infantil de Granada tras inyectarle alimento en vena, un error similar al que sufrió en Madrid el bebé Rayán. Tras recabar información al respecto, tanto del centro sanitario como del Instituto de Medicina Legal, el Ministerio Público considera que aquel error «terapéutico» no tuvo trascendencia en el fallecimiento, «o al menos no se ha podido constatar».
Según consta en el decreto de archivo, al que tuvo acceso Europa Press, los hechos investigados se remontan al pasado 6 de diciembre de 2007, a las 8,40 horas, cuando nació en el Materno la niña, que tuvo entonces constantes y situación clínica normal. Una hora y media después del nacimiento se inició un proceso que finalizó, pasadas 22 horas, con el fallecimiento de la menor, que padecía una hipoglucemia refractaria al tratamiento «que cuesta gran dificultad conseguir normalizar».
En el tiempo en el que fue atendida, concretamente 14 horas después de haber nacido, se le introdujo por error la alimentación láctea vía intravenosa, que de manera inmediata no produjo alteración en la recién nacida. A las 6,30 horas, 22 horas después del nacimiento y ocho horas después del error «terapéutico», su estado clínico empeoró llevándole a su fallecimiento, tras fracasar todas las medidas de reanimación, señala el Ministerio Público en el decreto, de fecha 21 de enero.
A tenor del informe emitido por el médico forense sobre la inexistencia de relación de causalidad entre el error producido y la muerte de la niña, así como sobre las posibles causas, la Fiscalía determina que existió una actuación de los facultativos «acorde a la lex artis», con una «observancia correcta y una vigilancia extrema sobre la recién nacida». De hecho, según el forense, el fallecimiento pudo estar relacionado con un trastorno congénito metabólico, que originó un cuadro hipoglucémico con la situación final de «fracaso vital».
«Sí existe un actuar incorrecto en el error terapéutico pero que no parece haber tenido trascendencia en el fallecimiento o al menos no se ha podido constatar la misma», señala el Ministerio Público, que por este motivo acuerda el archivo de las diligencias.
DENUNCIA DEL DEFENSOR DEL PACIENTE
El caso fue denunciado el pasado 28 de julio por el Defensor del Paciente, que recibió el relato de la madre de la niña fallecida tras conocer lo que había sucedido con el hijo de la primera víctima de gripe A en España. La investigación se abrió posteriormente en la Fiscalía Provincial después de que la Superior remitiera las diligencias incoadas por la muerte de la niña, al entender que el caso competía territorialmente a la de Granada y que no existían aforados en la causa.
En la carta que la madre de la recién nacida remitió al Defensor, ésta explicaba que en diciembre de 2007 dio a luz a una niña que nació con 37 semanas de gestación «aparentemente normal». Sin embargo, a las dos horas de su nacimiento, en el hospital detectaron que la recién nacida tenía un problema de asimilación de glucosa, por lo que la llevaron a Cuidados Intensivos, para controlar sus niveles de azúcar.
Estando allí, según la progenitora, «cometieron el error de introducirle alimento en vena» –el mismo que con el bebé Rayán– y, 22 horas después de haber nacido, la niña falleció por parada cardiorrespiratoria. El hospital comunicó a los padres en un principio el error, pero indicando que no había sido la razón de la muerte.
«Una vez que tuvimos todos los resultados de la autopsia lo pusimos en conocimiento de un abogado para quedarnos tranquilos y según su gabinete la respuesta fue la misma. Pero siempre te queda la duda, y ahora nos saltan más dudas viendo los casos en televisión y haciéndonos creer que son errores puntuales, pues no, han sucedido mas veces», señala la madre, que pregunta al Defensor del Paciente si, transcurridos casi dos años, se puede hacer aún algo.
Cuando la Fiscalía comenzó la investigación, el hospital ya manifestó que se pondría a disposición de ésta, mientras que la Consejería de Salud recordó el pasado 11 de agosto que el Materno ya explicó en 2007 lo que ocurrió y que la familia desechó la puesta en marcha de cualquier reclamación judicial.
La titular de este departamento, María Jesús Montero, explicó entonces que el hospital realizó una autopsia clínica a la pequeña, que reveló que no hubo ningún tipo de fallo médico. Del mismo modo, destacó que el informe con las conclusiones de dicha actuación fue entregado a la familia, que tras consultar con sus abogados, «decidió no hacer nada».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí