GRANADA, 23 (EUROPA PRESS)
Los ocupas de la Casa del Aire de Granada se encerraron en el día de ayer en dicho espacio reivindicando su vuelta a la ocupación, aunque la Policía Nacional acudió a la casa para echarles utilizando, según los ocupas, una «fuerza desproporcionada».
En declaraciones a Europa Press, uno de los ocupas manifestó que, «a su juicio», en el desalojo se emplearon formas excesivamente «desproporcionadas», al contrario de lo que consideró la policía, que según los ocupas, lo calificó de «proporcionado».
Asimismo, solicitaron al juez que instruye el caso que les deje regresar a las viviendas hasta que haya una pronunciamiento firme sobre este conflicto, que comenzó hace seis años, cuando dos inmobiliarias adquirieron este edificio habitado por inquilinos en régimen de alquiler para «derribarlo y sacarle rendimiento».
Además, sus abogados han solicitado que se retire la medida cautelar del desalojo –ya que, como ha confirmado el Ayuntamiento de la capital, la casa no está en ruina– y les deje regresar a las viviendas «hasta que se celebre el juicio» o, al menos, «acercarse a recoger sus efectos personales».
En la Casa del Aire continúan viviendo dos personas mayores, Clara Martínez y Manuel Prieto, que aseguran tener un contrato de alquiler vigente con una de las inmobiliarias que ha promovido el desalojo.
Ambos se niegan a abandonar sus casas, de las que ya no tienen llaves, de modo que cuando quieren acceder a ellas deben pedir permiso a los guardas que hay en la puerta del bloque para impedir una nueva ocupación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí