GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha detenido en Chauchina (Granada) a un hombre de 35 años por amenazar de muerte con una pistola de fabricación casera, un arma prohibida, a su vecino, con el que había tenido un accidente de tráfico, por lo que se le acusa de un delito de amenazas y otro de tenencia ilícita de armas.
Fue sorprendido por los agentes con un arma prohibida denominada «zip gun» municionada con un cartucho del calibre 22 en uno de sus bolsillos, y siete cartuchos más de ese mismo calibre en otro bolsillo. Se trata de una pistola de fabricación casera formada con varios trozos de tubos de metal, capaz de alojar y disparar un cartucho de pequeño calibre.
En un registro posterior en su domicilio, se encontraron durante la tarde de ayer una pistola de calibre 9 milímetros, once cartuchos más del calibre 22, los restos del cañón de una escopeta de caza que presumiblemente ha sido recortada, un cuchillo de grandes dimensiones y dos carabinas de aire comprimido.
Esta actuación es consecuencia de la investigación que se ha seguido después de que un hombre de Chauchina y vecino del detenido, denunciara que desde hace un año recibe amenazas de muerte de éste último por culpa de un accidente de tráfico en el que se vieron implicados los dos, informó el Instituto Armado en una nota.
La última vez que recibió amenazas fue, según denunció la víctima, el pasado domingo. El detenido encañonó al denunciante con una escopeta de cañones recortados y un hermano del éste con un cuchillo de grandes dimensiones hizo el gesto de cortarle el cuello. Este último, un varón de 31 años, también ha sido detenido como presunto autor de un delito de amenazas de muerte con arma blanca.
Los agentes de Policía Judicial han enviado la pistola decomisada a los laboratorios de la Dirección General de la Guardia Civil para su análisis.
DETENIDO UN MENOR POR EL ATRACO A UNA CLÍNICA VETERINARIA
Por otro lado, el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Maracena ha puesto a disposición de la Fiscalía de Menores de Granada a un menor al que detuvo ayer como presunto autor del atraco a una clínica veterinaria ocurrido el pasado día 13 de enero.
El detenido irrumpió en el establecimiento sobre las 13,40 horas armado con una navaja y tras amenazar a la propietaria se hizo con un botín de 300 euros, huyendo a pie inmediatamente después.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí