MONACHIL (GRANADA), 28 (EUROPA PRESS)
El temporal de lluvia y viento sufrido en los últimos días en la provincia de Granada mantiene cortadas seis carreteras y con problemas de abastecimiento de agua potable en los municipios de Cacín, Soportújar y Órgiva, si bien la situación se «va normalizando».
Así lo señaló hoy el delegado del gobierno andaluz en Granada, Jesús Huertas, quien hizo balance en Sierra Nevada de las actuaciones de la Policía Autonómica durante el año 2009. Según indicó, las localidades que están sufriendo la falta de agua potable están siendo abastecidas con bolsas de agua y «se está trabajando» para que las averías sean solventadas en los próximos días.
En cuanto a las carreteras, permanecen concretamente cortadas la A-4051 a la altura de Jete, con hundimiento de gran parte de la calzada, por lo que el restablecimiento se espera para dentro de unas semanas; la N-323 a su paso por Campotéjar, que es una vía de poca afluencia y no afecta a la movilidad de la zona; la A-4131 de Albuñol, que sufre hundimiento; la GR-3103 de Alfacar a Jun; la GR-3302 de Fornes a Arenas del Rey; y la GR-5103, de Villanueva de las Torres, estas tres últimas por desprendimientos.
No obstante, ningún núcleo urbano permanece aislado y las incidencias en las carreteras, que se prevén solucionar próximamente, no están afectando a la comunicación de los municipios. Para el delegado, el temporal, que mantiene en alerta a la costa por vientos, ha tenido también un aspecto «positivo» tras las lluvias registradas, que «afortunadamente» ha tenido como consecuencia que los embalses tengan niveles «desconocidos» en los últimos años.
Huertas alabó las tareas llevados a cabo por el personal de conservación y mantenimiento de las carreteras estatales, autonómicas y provinciales y agradeció además el trabajo del Centro de Coordinación de Emergencias del 112, que han evitado «males mayores».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí