GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía de Granada ha solicitado la pena de dos años de prisión para un hombre de 59 años, de iniciales A.M.T., acusado de quedarse con 900 jamones, tasados en casi 25.000 euros, que eran propiedad de la empresa de productos cárnicos para la que trabajaba.
Según consta en el escrito de acusación pública, al que tuvo acceso Europa Press, los hechos se remontan al año 2004, cuando el procesado comenzó a trabajar a comisión para la Soceidad Lodesgran, en la que, a partir del 22 de diciembre de ese año, pasó a ser un empleado por cuenta ajena.
La empresa había vendido a un vecino de Lanjarón (Granada) una partida de 900 jamones que se había pagado con pagarés, pero como estos no pudieron ser abonados, la sociedad llegó al acuerdo con el comprador de retirarle el lote. Así, los días 11 y 27 de enero de 2005 el inculpado, junto a otras dos personas, se dirigió como trabajador de la empresa a Lanjarón para retirar los jamones.
Al llegar allí, en lugar de llevarlos a un secadero de Huétor, donde un representante de la mercantil le había indicado, los trasladó a otro en la capital, donde los retiró en 20 días haciéndolos suyos.
El Ministerio Público considera que los hechos constituyen un posible delito de apropiación indebida y solicita, además de la pena de cárcel, que el acusado indemnice a Lodesgran con 24.920,45 euros, cantidad en la que fueron valorados los jamones.
El juicio por lo relatado tendrá lugar previsiblemente el próximo 21 de enero en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí