GRANADA, 23 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Granada aprobó hoy en pleno extraordinario sus presupuestos para 2010 con los 15 votos a favor del equipo de gobierno, del PP, y los once en contra de la oposición (PSOE e IU), en el transcurso de un acalorado debate centrado en el incremento de la deuda municipal y el descenso de las inversiones.
Así, el presupuesto consolidado de la capital para 2010 ascenderá a 314 millones de euros, un 15 por ciento menos que en 2009, aunque si se excluyen los organismo autónomos y empresas municipales, la cifra se rebaja hasta los 265,4 millones de euros, lo que supone 20 millones de euros menos respecto al pasado año.
Al inicio de la sesión extraordinaria, los dos ediles de IU solicitaron la retirada del documento por «irreal» y porque a su juicio desequilibrará las «maltrechas» arcas municipales, pero la iniciativa no recabó los apoyos suficientes para salir adelante al oponerse los ediles del PP y abstenerse los del PSOE.
El portavoz del equipo de gobierno y concejal de Economía y Hacienda, José Antonio Mérida (PP), señaló durante su exposición que los presupuestos están marcados por la austeridad y la eficiencia en el gasto corriente, sin aumentar la presión fiscal a los ciudadanos y aumentando en más de un 20 por ciento las partidas destinadas a las prestaciones sociales.
Mérida aseguró que las inversiones en los barrios, cuyo descenso ha sido muy criticado, ascenderán a 23 millones de euros si el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero «no nos engaña y la actividad económica mejora», ya que este montante dependerá de lo que logre recaudar el Consistorio de los impuestos a los ciudadanos y los aprovechamientos urbanísticos.
MÁS MULTAS QUE EN SEVILLA
Los dos grupos de la oposición, cuyas enmiendas no han sido incorporadas a los presupuestos, centraron sus críticas en los ingresos «inflados» que a su juicio recoge el documento y que ascienden a 58 millones de euros según los cálculos de IU y a 38 millones según el PSOE.
No obstante, ambos grupos coinciden en señalar que las previsiones de recaudación en concepto de multas de tráfico, «cuatro veces más de lo que ha obtenido Sevilla», o a través del Impuesto de Bienes Inmuebles son «irreales» y para justificarlo aludieron a lo ocurrido en el presente ejercicio, cuando en el caso del IBI no se obtuvo más del 5 por ciento de lo recogido en los presupuestos y el 25 por ciento en lo que se refiere a las multas.
La portavoz del grupo municipal socialista, Carmen García Raya, hizo especial hincapié en que el equipo de gobierno está obviando la deuda de 43 millones que arrastra desde 2007 «por el despilfarro que realizaron por las elecciones» y le advirtió de que con esta estrategia presupuestaria llevará el déficit «al doble» de la cifra actual, más de un 17 por ciento.
«Se han sacado 38 millones de más de ingresos porque no son capaces de reducir los gastos y cada vez habrá más ruina en la ciudad», dijo Raya, quien insistió en que la austeridad debe reflejarse en la reducción de los gastos corrientes y no de las inversiones, que bajarán un 80 por ciento respecto a 2009.
En este sentido, Raya advirtió al equipo de gobierno local de que no podrá cumplir «ni uno» de sus compromisos con los barrios porque «el único dinero que tiene comprometido vendrá de los fondos del Gobierno, aunque no quieran reconocerlo».
También lamentó que sólo se contemplen 20.000 euros para la Conmemoración del Milenio y que no haya ninguna partida para la integración del AVE o la celebración de la Universiada en 2015.
ÚTIL PARA LA CRISIS
Por su parte, el concejal de IU Francisco Puentedura opinó que estos presupuestos no serán útiles para afrontar la crisis, puesto que «no promueven el empleo ni la inversión» en la ciudad.
«Estos presupuestos son un ejemplo de la mala gestión del PP y la falta de inversiones afectará, como siempre, a las prestaciones sociales y a los más excluidos», dijo Puentedura, que criticó que se produzca esta situación cuando la partida de personal, que supone el 36 por ciento del total del presupuesto, crece casi un 1 por ciento sin que haya nuevas contrataciones que lo justifiquen.
Ante estas críticas, el portavoz del equipo de gobierno arremetió contra el Gobierno central y el descenso de la participación de las entidades locales en los ingresos del Estado, mientras que acusó a los grupos de la oposición de hacer «demagogia y de mentir» en lo que se refiere a los presupuestos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí