MARACENA (GRANADA), 03 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Maracena (Granada) advirtió hoy de que no puede absorber a todos los desempleados del municipio pese a estar creando empleo «al máximo de sus posibilidades», después de que una veintena de personas se concentrara en el Consistorio en protesta por el «enchufismo» que consideran que se aplica en la bolsa de trabajo municipal.
El alcalde del municipio, Noel López (PSOE), ha asegurado a través de un comunicado que está dispuesto a atenderles nuevamente, siempre que se mantenga una conversación civilizada, en una cita que se ha concretado para la próxima semana.
El teniente alcalde, Antonio García Leiva, aseveró que el Consistorio está generando empleo al máximo de sus posibilidades y que evidentemente no puede absorber a las 4.000 personas que hay inscritas en la bolsa de trabajo.
«En concreto se han realizado cerca de 600 contratos en los últimos 30 meses (lo que va de legislatura), una cifra que triplica la de personas contratadas en las dos legislaturas anteriores», argumentó.
Ha explicado además que en concreto, en Obras y Servicios, se han efectuado 329 contratos frente a los 90 que se crearon bajo el mandato del Partido Popular.
Asimismo, García Leiva dijo que «las formas empleadas para solicitar un trabajo no han sido, desde luego, las más correctas o respetuosas pues hemos recibido incluso amenazas veladas. Además, no comprendemos por qué son precisamente personas que ya han trabajado para este ayuntamiento o que no viven en este municipio las que forman parte de este grupo».
PRIVILEGIOS
Uno de los encerrados, José Carlos Polo, aseguró esta mañana a Europa Press que el está ofreciendo ciertos privilegios a personas que llevan apuntadas en la bolsa «apenas tres días», mientras que a otros, «que llevan tres años», nunca «se les ha llamado». Polo lamentó además la forma en la que ha sido tratado por García Leiva, que, según sostuvo, «se ríe de nosotros de manera vejatoria».
Explicó que su situación económica y profesional es «lamentable». «Lo he perdido todo, yo era autónomo y me han quitado el piso. Estoy en la calle con mi mujer y mi hijo y por eso, sólo nos han dejado esta opción», señaló Polo, quien solicita ser atendido.
También Elena, mujer maltratada y con un hijo pequeño, está entre las personas encerradas en el Ayuntamiento. «Estoy dispuesta a trabajar de lo que sea, a limpiar, a lo que sea para que mi hijo crezca y tengamos qué comer», manifestó. Ella lleva un año ya inscrita en la bolsa pero «nadie» le ha ofrecido ninguna oportunidad. «Están haciendo una barbaridad, y aquí nos vamos a quedar hasta que nos atiendan o nos echen», afirmó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí