Los próximos días 5 y 12 de diciembre, en el «Centro de Artes Urbanas» (c/ Cuesta Molinos Nº 7 bajo, Granada) y en la sala «El Apeadero» (c/ Ave María s/n, Granada) respectivamente, tendrán lugar las primeras representaciones en Andalucía de «Alambradas», del director David Fernández Rivera. Asimismo, ofrecerá una función y conferencia en la «Fundación Antonio Gala» (Córdoba) junto a su participación, ya como poeta, en «Voces del Extremo» (Moguer).»Alambradas», ópera prima del director internacional gallego, podría considerarse como una unidad formada a partir de la danza, la música, el diseño escenográfico y de iluminación, así como el eje integrador de la palabra, que no pretende otra cosa que la de hacernos viajar dentro de nosotros mismos y ayudarnos a regresar a nuestro origen; a lo que realmente somos fuera de la confusión social. En esencia nos encontramos ante un trabajo social por excelencia y psicodélico en su forma, especialmente en lo relacionado con su impactante secuencia de coreografías y focos modificados, que podríamos relacionarlo muy directamente con artistas como Syd Barrett.»Alambradas» se sirve del inocente monólogo de Luis (interpretado por el propio director), quien a través de sus experiencias y recuerdos nos irá adentrando en un mundo de visiones y realidades ajenas, pero realidades al fin y al cabo. A su lado, estará la actriz María Couñago, quien colaborará desde una perspectiva de ensoñación coreográfica, proponiendo así el vigués una dualidad de dimensiones y realidades.
Si bien es cierto que David Fernández Rivera llega por vez primera a Andalucía como director, no es la primera vez que este jovencísimo director (apenas cuenta con 23 años) se sube a un escenario, ya que le arropa más de una década como profesional, no sólo del mundo del teatro, sino como poeta y dramaturgo, teniendo en su haber más de cinco libros publicados, gracias a los cuales podríamos considerarlo como la alternativa poética junto al poeta valenciano Ángel Padilla a los movimientos actuales de la poesía de la experiencia y el extendido escepticismo crítico. David y Ángel redefinen completamente la poesía, y por tanto, el teatro, en su «Manifiesto del retorno y la liberación», al que se han adherido artistas de la talla de Joan Manuel Serrat.Sin embargo, la forma más auténtica de Rivera de llevar la esencia del manifiesto, es a través de la «Comunicación total», término de su cosecha, y que no deja de ser olvidar todas las tradiciones, por veces incluyendo el propio idioma, para crear desde la ilimitación humana, que desafortunadamente pocos conocen a consecuencia del peso de la socialización. Es muy reseñable citar que «Alambradas», además de «Lumen» y «La Guadaña entre las flores» (Ángel Padilla) serán las últimas obras que interprete David Fernández Rivera en calidad de actor, pues así lo anunció en su día en unas declaraciones a «Faro de Vigo», en las que sentenciaba que su creatividad le imposibilitaba dedicarse a interpretar cuando su deseo y su vida es la creación. El 2011 será la fecha para la retirada, convirtiéndose así el 2010 en una larga despedida de los escenarios, por el momento temporal y que podría llegar a ser definitiva. No obstante, seguirá liderando la «Compañía de David Fernández Rivera», pero quizás más centrado en sus facetas como poeta, artista plástico, director o iluminador.Esta será pues una de las últimas oportunidades de ver a Rivera en su faceta de actor. Se despide así uno de los considerados actores más prometedores de la escena internacional para convertirse, así esperemos, en la gran perla de la dirección internacional. En poesía, ya lo ha dicho todo. Adelante.
Información facilitada por la «Compañía de David Fernández Rivera»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí