El Consejo aprueba una norma que adecuará las previsiones de puesta en riego a la actual demanda en trece municipios del norte de Granada
SEVILLA, 1 (EUROPA PRESS)
El Consejo de Gobierno acordó hoy modificar las delimitaciones del Plan de Transformación de la Zona Regable de Baza-Huéscar (Granada), que se desarrolla desde 1998 en trece municipios de la zona norte de la provincia de Granada, con el fin de permitir nuevas puestas en regadío con el apoyo de la Junta en sustitución de las que no han sido realizadas durante estos años.
Para ello se mantendrán las superficies asignadas a cada municipio, con la única salvedad de Castril, que aumenta la suya en 2.000 hectáreas, pero eliminando los perímetros precisos trazados inicialmente y en los que se incluyen parcelas no transformadas.
Se abre así la posibilidad de que se incorporen al plan los agricultores cuyas tierras quedaron fuera de los ámbitos fijados en cada municipio y, por tanto, de que se beneficien de las subvenciones de la Junta en el marco de esta iniciativa declarada de Interés General de la Comunidad Autónoma.
Con ello se eliminarán desajustes entre la demanda existente y los perímetros establecidos, ya que las nuevas puestas en riego se realizarán en proporción a las parcelas no transformadas por falta de interés de sus propietarios (alrededor de 657 hectáreas).
En cuanto a las 2.000 nuevas hectáreas asignadas a Castril (Granada), esta superficie se suma a las 1.062 anteriores, principalmente dedicadas a cultivos de almendros y olivos en regadío. La decisión obedece, entre otras razones, a la ubicación del municipio en una zona especialmente deprimida y a la pérdida sufrida por su territorio como consecuencia de la construcción del embalse del Portillo.
Debido a la ampliación en Castril, la Zona Regable de Baza-Huéscar pasa ahora a contar con una extensión total de 25.012 hectáreas, principalmente de cultivos de olivar y hortofrutícolas, repartidas entre los términos municipales de Huéscar, Galera, Castilléjar, Orce, Castril, Cortes de Baza, Puebla de Don Fadrique, Baza, Benamaurel, Cúllar, Caniles, Freila y Zújar.
Desde su inicio en 1998, el plan de transformación ha supuesto la puesta en riego efectiva de 22.355 hectáreas en estos municipios, con una inversión total de 8,7 millones de euros (4,48 correspondientes a las subvenciones autonómicas).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí