GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)
El fiscal coordinador de la Sección de Menores en Granada, Rogelio Muñoz, advirtió hoy del aumento «alarmante» del número de casos de violencia ejercida por jóvenes de entre 14 y 18 años contra sus padres, por lo que llamó a la «reflexión» e instó a dar respuesta «firme y seria» a esta problemática.
Según explicó, la cifra va en aumento también entre los niños de 12 a 14 años, si bien de manera mucho más paulatina, ya que este tipo de agresión filio-parental representó un 5,1 por ciento de los casos de infracciones cometidas por estos menores en 2008, mientras que en 2009 el número se ha elevado al 6,5.
En total, la Fiscalía de Menores ha incoado a fecha de hoy un total de 104 diligencias preliminares relativas a menores de 14 años, que son remitidas al Servicio de Prevención y Apoyo a la Familia que depende de la Delegación de Igualdad y Bienestar Social de la Junta. Es este servicio el que decide, valorando las circunstancias del menor y del tipo delictivo cometido, intervenir en su situación o no.
Así lo explicó la delegada provincial, Magdalena Sánchez, que hizo hoy balance del programa de intervención socioeducativa con menores de 12 a 14 años, que desarrolla junto a la colaboración de la Asociación Imeris. Desde noviembre de 2007 este sistema ha actuado sobre 184 menores con el objetivo de evitar que éstos reincidan y prevenir conductas delictivas entre los más jóvenes.
La mayoría de las infracciones cometidas en ese sector de edad se centran en los delitos contra el patrimonio, como hurtos, robos, o daños, que entre 2007 y 2008 alcanzaron el porcentaje del 39 por ciento, y que entre 2008 y 2009 se situaron en un 52,3 por ciento del total. Le siguen en importancia los delitos de lesiones o agresión entre iguales (25,9 por ciento en los dos años), los delitos contra la violencia sexual (que han pasado del 5,1 al 8,6 por ciento) y la violencia filio-parental (del 5,1 al 6,5 por ciento).
La delegada incidió en la importancia de la colaboración de los padres en este tipo de programas y resaltó que en el 89 por ciento de los casos éstos aceptan participar en el sistema, en actúan en un 38 por ciento de menores del cinturón de la capital, seguidos de los de Granada capital –sobre todo de zona norte– y los naturales de la costa granadina.
Según sostuvo la coordinadora provincial de la asociación Imeris, María José Espigares, el programa se desarrolla en el propio domicilio de los niños, con vistas a aumentar la responsabilidad parental y devolver a los progenitores la autoridad que les corresponde.
El fiscal, que resaltó que el programa ha conseguido reducir la reincidencia a un 1 por ciento, defendió que, desde el punto de vista de una «buena política criminal», la intervención debe tener en cuenta las circunstancias personales y familiares del menor y dejarle claro cuál el es hecho delictivo cometido y la respuesta al mismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí