El escultor afirma, sobre el coste del proyecto que «está dentro de lo muy económico»
MADRID, 21 (EUROPA PRESS)
La escultura del escritor Washington Irving que el madrileño Julio López ha esculpido para el Bosque de la Alhambra con motivo del 150 aniversario de la muerte del autor ya se está fundiendo en bronce y su creador prevé que se inaugure a mediados del próximo mes de diciembre.
Según explicó a Europa Press López, la Fundición Codina, de la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama y una de las de mayor tradición en este tipo de trabajos, funde actualmente en bronce la estatua, que mide 2,15 metros de altura. Cuando el trabajo concluya, la escultura será trasladada directamente a Granada donde, según las previsiones que maneja el escultor, se inaugurará el 16 o el 17 de diciembre.
López adelantó que en la imagen el autor de «Cuentos de la Alhambra» aparece «elegantemente vestido», «con un aire romántico y aventurero». La figura del escritor aparece flanqueada por una valija de viajero, «que es un bodegón que incluye una carpeta de dibujos», y un capitel nazarí «deconstruido». Se trata de una reproducción fiel de este elemento arquitectónico y luego rota, «buscando la esencia», explicó.
Con respecto a la expresión, el escultor señaló que la figura «se sorprende», se paraliza «por el asombro que le causa lo que está contemplando», en consonancia con las sensaciones que Irving experimentó al llegar a Granada, procedente de una «civilización distinta», y toparse con el monumento nazarí y que motivaron su obra posterior.
Para López, crear esta escultura ha supuesto todo un reto lleno de «grandes alicientes», ya que desde hace casi un siglo no ha habido ninguna intervención en el Bosque de la Alhambra y porque Irving es un personaje «digno de ser retratado». Su escultura decía reencarnar «una mentalidad y un sentimiento», aseveró.
El escultor explicó que antes de llegar a la obra que se ubicará en la Alhambra contempló la opción de un relieve de una o de dos caras. La falta de visibilidad si el relieve se realizaba por los dos lados y la sobrecarga narrativa si sólo se optaba por uno llevó a López a decantarse por la solución final, la de la imagen en solitario, y en ella «he querido incorporar lo que había hecho en los relieves, una decantación de muchos temas narrativos», contó.
UN PRECIO NADA EXCESIVO
Preguntado por el coste del proyecto, López asegura que, a pesar de que el trabajo, entre bocetos y obra final, le ha ocupado más de un año, el precio del encargo no es en ningún caso excesivo. «Está dentro de lo muy económico», señaló.
El veterano escultor echa mano de su amabilidad para eludir concretar cuánto recibirá por el trabajo. «Yo vivo como un obrero y no quiero más», concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí