GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil detuvo ayer a un total de cuatro personas acusadas de cometer delitos relacionados con la violencia doméstica en los municipios granadinos de Maracena, Loja y Almuñécar. En éste último fue arrestado un hombre de 25 años acusado de no respetar una orden de alejamiento que tenía hacia su ex pareja.
La Guardia Civil le ha detenido como presunto autor de un delito de quebrantamiento de condena, después de que se celebrase en Almuñécar un juicio por malos tratos y el juez acordara que el detenido no podía aproximarse a su ex pareja a menos de 200 metros, informó hoy el Instituto Armado.
No obstante, una vez que acabó el juicio, y justo después de que una patrulla de la Guardia Civil lo acompañara para que recogiera sus pertenencias, el detenido hizo caso omiso a la orden que le impedía acercarse a su ex compañera y volvió al domicilio para hablar con ella.
Otros dos jóvenes, uno de ellos menor de edad, fueron detenidos en Almuñécar y Loja acusados de agredir a su madre.
En el caso de Loja, fue arrestado un hombre de 20 años después de que su madre denunciara que en el transcurso de una discusión con su hijo, éste la había empujado y había caído por las escaleras resultando herida leve al golpearse la cabeza con una pared.
Por último, la Guardia Civil de Maracena ha detenido a un hombre de 41 años de edad por violencia doméstica. El detenido amenazó de muerte, insultó y agredió a su esposa en el domicilio conyugal, y según el parte médico le provocó hematomas en labio inferior, en un brazo, en la pierna y erosiones en las dos muñecas.
CONTRA LA SEGURIDAD VIAL
Por otra parte, la Guardia Civil detuvo ayer a dos personas por delitos contra la Seguridad Vial, en Fuente Vaqueros a un joven de 20 años por conducir un turismo sin licencia y en Pinos Puente a un vecino de Atarfe de 27 años que fue sorprendido conduciendo su vehículo cuando tiene el permiso de conducir retirado por haber perdido todos los puntos.
En Maracena la Guardia Civil detuvo ayer a un joven granadino de 25 años de edad que fue sorprendido en un conocido centro comercial de Pulianas sustrayendo un teléfono móvil valorado en 600 euros.
La ultima detención se produjo en Fuente Vaqueros, donde la Guardia Civil localizó a un vecino de 25 años de edad de esa localidad que estaba reclamado por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí