GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha puesto a disposición de la Fiscalía de Menores de Granada a un joven de 17 años que, para ocultar a sus padres que había perdido una cámara de fotos digital, se autolesionó y luego denunció que se la habían robado tres jóvenes que forcejearon con él, le golpearon y le sustrajeron además 200 euros.
Cuando la Guardia Civil investigaba los hechos para intentar localizar a los atracadores encontró indicios que apuntaban a que los hechos denunciados eran falsos, y tras una nueva entrevista con el menor, éste confesó que todo era mentira, informó el Instituto Armado en una nota.
Por otro lado, agentes de la Benemérita en Benalúa han detenido a dos ciudadanos lituanos y otro de origen rumano que actualmente tienen su domicilio en Baza, como presuntos autores de un delito de amenazas y otro de lesiones, después de que, en estado de embriaguez, llegaran a un club de alterne de Purullena y pidieran que les pusieran unas copas, y como se las negaron, amenazaron a las empleadas del establecimiento con un bate de béisbol, un martillo y un cuchillo de grandes dimensiones. No obstante, la propietaria consiguió cerrar la puerta antes de que pudieran entrar y agredir a alguna de ellas.
Media hora después, la Guardia Civil tuvo noticias de que estos mismos hombres habían estado en un club de la localidad de Diezma, habían causado daños en el local, amenazado a las empleadas e incluso habían golpeado a una de ellas, que sufrió una herida inciso contusa en una pierna, porque tampoco quisieron servirles alcohol.
La Guardia Civil supo que habían huido en un monovolumen de color rojo y montó un dispositivo para localizar dicho vehículo y detener a sus ocupantes, lo que ocurrió a la salida de Baza sobre las 1,00 horas de hoy.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí