El alcohol acaparó el 35% de los casos tratados en el Centro Provincial de Drogodependencias de Diputación durante 2008
GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)
La provincia de Granada supera en cerca de cinco puntos a la media andaluza en cuanto a número de personas que admiten su problema y deciden ponerse en manos de profesionales para ser tratados de su adicción al alcoholismo. Así lo puso hoy de manifiesto en rueda de prensa la vicepresidenta del Área de Bienestar y Derechos de la Ciudadanía de la Diputación de Granada, Juana María Rodríguez Masa, con motivo del Día Mundial contra el Abuso de Alcohol.
En tal jornada, la institución quiso lanzar un mensaje de «optimismo»: que es posible salir de la dependencia del alcohol tomando como referencia las cifras del Centro Provincial de Drogodependencia (CPD), en el que «han logrado rehabilitarse en los últimos años siete de cada diez pacientes alcohólicos».
Aún así, la adicción al alcohol sigue acaparando el 35 por ciento de los casos que llegan al CPD de la Diputación de Granada. Es decir, pese a tratarse de una «droga legal, socialmente aceptada y asociada a la diversión», sigue siendo la «primera causa de tratamiento por drogadicción», subrayó la vicepresidenta, que insistió en la necesidad de complementar las acciones asistenciales con las preventivas.
«Trabajamos en la formación de valores y creencias que den lugar a actitudes, hábitos y estilos de vida coherentes y saludables. Porque la simple información de los efectos negativos del alcohol no conduce a la modificación del hábito de consumir. Es preciso un proceso educativo para lograr la abstinencia o, al menos, el consumo moderado», explicó Rodríguez Masa, que ha cifró en 6.472 el número de personas que se sometieron el año pasado a tratamiento por diversas drogodependencias en uno de los centros provinciales.
De éstos, 2.131 personas corresponden a nuevos casos que además presentan un perfil cada vez más heterogéneo, que «no se corresponde a un estereotipo social», mantuvo por su parte Antonio Torres, director del CPD. «Llegan personas de todo tipo, desde jubilados hasta jóvenes y adolescentes cuyo consumo abusivo del alcohol les ha conducido incluso a problemas con la justicia por comportamientos delictivos o accidentes de tráfico», añadió.
Toda vez que el consumo ocasional se torna en adicción es posible la curación. Así quiso resaltarlo también Francisco Mellado, un ex alcohólico que ha compartido su experiencia tras pasar por lo que él ha llamado un «infierno al que se llega sin darse uno apenas cuenta y, sobre todo, sin querer asumirlo y aceptarlo». No prueba una gota de alcohol desde 2005, sin embargo reconoce que no es fácil y que siempre hay que estar «en guardia», sin olvidar que hay «que estar constantemente demostrando a la sociedad que estás rehabilitado».
Francisco, tras haber experimentado en primera persona «las crueles consecuencias que esta adicción provoca en el trabajo, la persona, la familia y todo el entorno», animó a quienes se encuentren en esta situación a que tomen la decisión de iniciar un proceso de desintoxicación, porque es la única manera de intentar «recuperar la vida» tras haber caído preso de «una droga, la más dura de todas, pese a que sea la más fácil y barata de consumir».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí