GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Granada, gobernado por el PP, se desmarcó hoy de las críticas efectuadas en los últimos días por diversos colectivos a la aplicación de la ordenanza para la convivencia, que prohíbe la prostitución y la mendicidad en la vía pública, porque el texto ya tuvo su exposición pública «y ninguno de ellos presentó alegaciones».
A preguntas de los periodistas, el concejal de Protección ciudadana, Eduardo Moral, aseguró que la actuación de la Policía Local, encargada de hacer cumplir la ordenanza, ha sido siempre «exquisita en el trato» y recordó que el texto normativo pretende regular «situaciones administrativas en el espacio público de Granada y nada más».
Respecto a las críticas surgidas por las sanciones previstas para mendigos que pidan dinero de forma «insistente» o para las prostitutas que sean sorprendidas ejerciendo su profesión, Moral dijo que el Ayuntamiento «sabe a ciencia cierta» que no va a cobrar esas multas, pero explicó que este asunto debe estar recogido en la ordenanza porque en ella se regulan aspectos genéricos.
«Simplemente se anotarán los datos de los que quieran acogerse voluntariamente a las prestaciones sociales que se les ofrecen pero no se les puede obligar», relató el edil, que también negó que exista desconocimiento de la ordenanza entre los agentes de la Policía Local, puesto que, entre otros asuntos, ha participado activamente en la elaboración de la ordenanza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí