GRANADA, 9 (EUROPA PRESS)
La Universidad de Granada ha reforzado su plan de internacionalización a través de programas de becas de movilidad y la apertura de nuevos centros en Europa del Este, gracias a la renovación del acuerdo de colaboración integral iniciado en 2002 con el Banco Santander, y con vistas a conseguir el Campus de Excelencia Internacional, una vez que la institución ha sido preseleccionada por el Ministerio de Educación junto a Sevilla y Córdoba.
La entidad financiera amplía así la relación iniciada en el año 2002 y renovada en virtud de un nuevo convenio suscrito hoy entre su presidente, Emilio Botín, y el rector de la institución académica granadina, Francisco González Lodeiro.
La relación entre ambas instituciones se ha orientado hasta el momento a facilitar, entre otras iniciativas, la digitalización del fondo antiguo, con el proyecto Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, que da libre acceso a 12.000 volúmenes a través de la red, así como al apoyo del Centro de Estudios Virtuales, con el que han recibido formación 56.000 alumnos desde su creación en el año 2001.
Con la renovación del convenio, la Universidad de Granada, pretende dar un nuevo impulso a su internacionalización y consolidarse como un instrumento para mejorar la visibilidad internacional del sistema universitario español a través de nuevos programas. Así, se fomentará además la apertura de centros de la Universidad granadina en Europa del Este, con el objetivo de impulsar el español y atraer a los mejores estudiantes e investigadores a las universidades españolas.
La aportación del banco se destinará en parte a otros proyectos de la UGR, como su plan propio de investigación y la formación de postgrado, incluidas la incorporación de Cátedras de interés común, que reciben el apoyo de Banco Santander desde hace cuatro años.
Durante su intervención, Emilio Botín destacó la «apuesta decidida» de la UGR por la investigación, las nuevas tecnologías y la innovación, y su «alto grado de internacionalización» y extraordinaria diversidad cultural en sus aulas y laboratorios, y consideró que cuenta con las «capacidades adecuadas» para la búsqueda de tratamientos y vacunas para enfermedades endémicas, el desarrollo de energías limpias, o el diseño de nuevos materiales.
El rector de la UGR, por su parte, consideró que la Universidad del siglo XXI no puede ser entendido sólo como productora del saber científico sino también como impulso del tejido empresarial y el desarrollo. En ese sentido, y ante la preselección de la institución granadina para optar a Campus de Excelencia Internacional, mantuvo que la UGR «camina de forma firme hacia el futuro» como poseedora de un sólido conocimiento científico y comprometida con su desarrollo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí