GRANADA, 7 (EUROPA PRESS)
Algunos de los vecinos afectados por el ejercicio de la prostitución en la capital de Granada se han mostrado «esperanzados» con la inminente entrada en vigor de la ordenanza que prohíbe esta práctica en la vía pública y que a partir del próximo martes sancionará hasta con 3.000 euros a clientes y meretrices.
En declaraciones a Europa Press, una de las portavoces de la Asociación de Vecinos Albayda, que engloba a la carretera de Jaén –zona donde se ejerce habitualmente la prostitución–, Esperanza Elvira, explicó que la polémica de estos meses no ha disuadido a las prostitutas de seguir ofreciendo servicios sexuales frente a sus viviendas, a plena luz del día y en una zona donde «pasan niños y ancianos».
Por ello, los vecinos creen que la ordenanza servirá «al menos» para que la Policía les haga «más caso» cuando llamen para quejarse, además de que los agentes contarán con un nuevo instrumento para actuar contra los clientes que estacionan sus coches en la zona, puesto que hasta ahora «no podían hacer nada».
Elvira se mostró además confiada en que la medida será más efectiva que en otras ciudades españolas como Barcelona porque «a diferencia de allí, nosotros no sufrimos agresiones ni robos», añadió.
Los vecinos han notado que en las últimas semanas hay más presencia policial en la zona de la carretera de Jaén y aledaños, e incluso han observado cómo los agentes se paraban con las prostitutas para informarles del régimen de sanciones que se comenzarán a aplicar a partir del próximo martes.
La Policía Local está realizando esta labor informativa desde mediados de octubre en diferentes puntos de la capital donde se ejerce la prostitución, ya que el Ayuntamiento quiere que el régimen de sanciones sea bien difundido antes de su aplicación.
Concretamente, el documento considera una infracción muy grave, multada hasta con 3.000 euros, el «ofrecimiento, solicitud, negociación y aceptación de servicios sexuales» a menos de 200 metros de las zonas residenciales, centros educativos, comerciales y empresariales.
Si esta práctica se realiza fuera de este perímetro, las sanciones serán leves y oscilarán entre 1 y 750 euros, tanto para clientes como para prostitutas, aunque en el caso de estas últimas, el dinero se destinará a programas sociales.
LARGO RECORRIDO
La ordenanza para la convivencia en la ciudad se aprobó en pleno el pasado 25 de septiembre, cono los votos a favor del equipo de gobierno, del PP, y del PSOE, frente a la oposición de IU, que consideró entonces que la prohibición de la prostitución no es competencia municipal y que no servirá «para solucionar el problema social» que subyace su práctica.
Este paso se dio tras 18 meses de trabajo por parte del Ayuntamiento y la Oficina del Defensor del Ciudadano, que mantuvieron numerosas reuniones con asociaciones que trabajan con prostitutas, vecinos y demás implicados a fin de aunar posturas para la redacción de este capítulo del documento.
Diversos colectivos que trabajan con las prostitutas y la formación de IU han mostrado su oposición a que se aplique esta norma, pues consideran que se incrementará la marginalidad y aunque los vecinos no están en desacuerdo con esta postura si advierten de que «hay que ir paso a paso y lo primero es evitar esta práctica en zonas habitadas».
«Sabemos que si estas niñas ejercen la prostitución es porque no tienen nada más y confiamos en que los servicios sociales puedan ayudarlas, pero hace falta que esto se solucione ya», relató la vecina afectada.
MENDICIDAD Y ARTE
Así, a partir del 10 de noviembre la ciudad de Granada se convertirá en la primera capital andaluza que cuente con una ordenanza para sancionar la prostitución, aunque el texto también tiene capítulos expresos que regulan la mendicidad, la contaminación atmosférica, lumínica y acústica, así como la realización de pintadas y la actuación de artistas callejeros.
Así, se prohíbe la mendicidad «insistente o agresiva» y la utilización de menores como reclamo, aunque en este caso las sanciones que puedan imponerse serán sustituidas por sesiones de atención individualizada con los servicios sociales o cursos.
La limpieza de los parabrisas de los coches detenidos en los semáforos y la realización de actividades que puedan obstruir el tráfico rodado también serán sancionadas y entre estas últimas se encuentran las tradicionales actuaciones de artistas callejeros en los pasos de cebra.
De hecho, mimos, cantantes y demás artistas deberán contar con un permiso municipal para realizar su actividad, aunque , en virtud de las alegaciones presentadas, ya sólo será necesario avisar a la entidad local de lo que se pretende hacer y dónde para conseguir la autorización.
El reglamento también prohíbe hacer pintadas en cualquier elemento del espacio público, siendo los padres o tutores los responsables subsidiarios de las infracciones. Así, las pintadas en vehículos, marquesinas, parques o fachadas de edificios serán consideradas infracciones graves, con multas que oscilarán entre los 751 y 1.500 euros, mientras que si se realizan en monumentos se incurrirá en una infracción muy grave que conllevará una sanción de hasta 3.000 euros.
En este sentido, el conocido «grafitero» granadino Raúl Ruiz, el llamado «niño de las pinturas», que representa a la Asociación Color en la Calle, quiso mostrar su disconformidad, a través de una alegación, con la prohibición de hacer pinturas artísticas en los muros de la ciudad.
La alegación de este colectivo, avalada con más de 2.000 firmas, fue aceptada e incorporada parcialmente al texto, de modo que se excluirán del régimen de sanciones aquellas pintadas que se hagan con permiso de los propietarios del muro o el inmueble en cuestión y del propio ayuntamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí