GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)
La Audiencia Provincial de Granada ha condenado a la pena de 12 años de prisión a Manuel R.S., de 54 años, por apuñalar mortalmente a la estudiante marroquí Lamyae Denna, después de que el jurado que lo enjuició hace dos semanas lo declarara culpable del homicidio, que se perpetró en el domicilio de la víctima, en la capital. Además, el hombre, que solía hacer chapuzas en la casa de la joven, deberá indemnizar a los padres en la cantidad de 180.000 euros.
Según consta en la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, se considera probado, según contempló el tribunal del jurado, que el día 4 de marzo de 2008, sobre las 14,00 horas, Manuel se dirigió al domicilio de la chica, en la calle San Ambrosio, en el cual se encontraba Lamyae Denna.
Una vez en el lugar, «por causas que aún no han podido determinarse», Manuel fue a la cocina, donde cogió un cuchillo, dirigiéndose al comedor. Allí asestó hasta 20 puñaladas en diversas partes del cuerpo que le provocaron la muerte por shock hemorrágico. Lamyae, que entonces tenía 23 años, y Manuel se conocían con anterioridad, dado que él era amigo de su compañera de piso, lo que le permitió acceder a la vivienda y hacerse fácilmente con un arma blanca.
El pasado 22 de octubre el tribunal popular que lo enjuició emitió su veredicto de culpabilidad decidido por unanimidad, precisando que no existían pruebas suficientes para dar por probado que «Manolito», como era conocido en su entorno, tuviera dependencia al alcohol, ni que la ingesta de esta sustancia antes de los hechos le evitara ser consciente de lo que hacía, por lo solicitó que este extremo no se aplicase como atenuante de la pena de prisión, tal y como solicitaba la defensa.
No obstante, el jurado apreció, como lo hizo el Ministerio Público, que Manuel R.S. no quiso aumentar el dolor de la joven estudiante y achacó el número de puñaladas al forcejeo que ambos mantuvieron.
En el ejercicio del derecho de su última palabra en el juicio, el procesado dijo que con su veredicto el jurado «ya le ha echado el regalo de cumpleaños», puesto que cumplió años el 28 de octubre, sólo seis días después de conocer la resolución.
«UNA SALVAJADA»
Durante la vista oral, Manuel R.S. reconoció haber apuñalado mortalmente a la estudiante en su propio domicilio, si bien negó que lo hiciera hasta 20 veces, como constaba en el informe forense, porque eso, según dijo, sería una «salvajada» y una «barbaridad». «Yo sólo le di cuatro o cinco, el resto se las darían los forenses», manifestó.
Explicó entonces que el día de los hechos tuvo una discusión con Lamyae, tras la que fue a buscar en la cocina un cuchillo de pequeñas dimensiones con el que la apuñaló en el salón de estar.
«Estaba colocado y se me fue la olla. Yo no era yo», dijo el procesado, que relató que su víctima intentó huir por la puerta de entrada, donde la «remató», una vez que ya se había caído al suelo. Manuel no quiso concretar por qué se inició la discusión, que se produjo sobre las 14,00 horas, y señaló que, después de haberla apuñalado por segunda vez, la llevó hasta su dormitorio, donde posteriormente fue encontrada por una de sus dos compañeras.
Tras el suceso, el inculpado se fue con su vehículo y tiró el arma blanca, que se había metido en el bolsillo, en la calle, y después se dirigió al bar donde la compañera de Lamyae, con la que él tenía más contacto, trabajaba. Pudo observar cómo la joven recibía la llamada de su tercera compañera, que la alertó del estado en el que se había encontrado a Lamyae, tras lo que se ofreció a llevarla, a lo que ésta se negó. También se trasladó a otro local en Atarfe en el que trabajaba otra amiga de las chicas que conocía, a la que fue a confesar lo que había hecho pero no tuvo «valor».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí