SALOBREÑA (GRANADA), 25 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Salobreña (Granada) ha puesto en marcha una serie de medidas en busca de «yacimientos de ingresos» para afrontar la crisis, entre las que se incluye el gravamen del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de la segunda residencia en el municipio costero.
Según informó a Europa Press el concejal de Economía y Hacienda en el Consistorio, Juan de Dios Márquez, de las 17.000 viviendas de la localidad, 8.000 son de segunda residencia, por lo que con la iniciativa se prevé recaudar un millón de euros.
Salobreña tiene un IBI situado en el 0,65 por ciento, «uno de los más bajos de la provincia», y además cuenta con unos valores catastrales que datan del año 1996. Por esa razón, la idea del Ayuntamiento es aumentar el tipo impositivo al 1,10 y bonificar a todos los empadronados, de manera que se gravará a partir de la segunda vivienda.
«Con eso pretendemos no aumentar la presión fiscal de los vecinos, promover la austeridad pero soportar el tirón de la crisis, ya que nuestros ingresos se han reducido drásticamente», mantuvo el edil, que además ha encargado un estudio para gravar las televisiones digitales, si bien la tarea es complicado porque depende de una ley estatal.
A estas propuestas se une también el gravamen de la utilización del dominio público local por parte de las compañías de telefonía móvil, a las que cobrará una tasa de la que prevé recaudar más de 50.000 euros anuales. Se trata de una iniciativa que el Ayuntamiento ya aplicó a los cajeros automáticos, por la utilización de la vía pública.
El área de Economía y Hacienda ha hecho los cálculos pertinentes para fijar la cuantía de la tasa sobre el número de habitantes, de teléfonos fijos y móviles y de la cuota de mercado de cada una de las operadoras que funcionan en Salobreña.
El estudio parte de los ingresos totales obtenidos por las operadoras de telefonía móvil, así como el número de teléfonos fijos del municipio y la población de derecho, 12.684 habitantes. Calcula además los ingresos por teléfono fijo originado en llamadas iniciadas en un móvil, el número de líneas de telefonía fija y el ingreso medio, informó el Consistorio en un comunicado.
De la cantidad facturada por las diferentes compañías el estudio extrae un montante a liquidar a cada una de ellas, lo que sumado da la cifra de 53.926 euros, que es lo que en total va a reclamar el ayuntamiento a través de una nueva tasa a todas estas compañías telefónicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí