GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)
Unos 300 profesores de la Universidad de Granada (UGR) se han adherido en un acto público al denominado «Manifiesto de los 3.000 mil contra el aborto», que en su día promovieron docentes de toda España, en «defensa» de la vida humana «en su etapa embrionaria y fetal» y como «rechazo» a la «instrumentalización» del asunto.
El acto, celebrado en el Aula Magna de la Facultad de Medicina, ha estado presidido por su decano, Indalecio Sánchez-Montesinos, que ha estado acompañado por Manuel Gurpegui Fernández de Legaria (profesor titular del área de Psiquiatría y Psicología Médica), Francisco Abadía Fenoll (catedrático emérito de Biología Celular), Torcuato Recover Balboa (abogado), Armando Segura Naya (catedrático emérito del Área de Filosofía) y María de los Ángeles Martínez Pérez (profesora asociada de Ciencias de la Salud).
Cristina Rojas Montes (profesora asociada del área de Psiquiatría) ha sido la encargada de dar lectura al manifiesto de adhesión, en el que el grupo de académicos granadinos ha plasmado su consideración de que «existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza con la fecundación» y que «el cigoto es la primera realidad del ser humano».
Asimismo, señalan que el cigoto «es la primera realidad del ser humano», y que «el embrión y feto son de as primeras fases del continuo desarrollo de un nuevo ser humano, y dentro del claustro materno no forman parte de su sustantividad ni de ningún órgano de la madre».
«Un aborto provocado, más que la interrupción voluntaria de un embarazo, es sencillamente un acto cruel que destruye una vida humana. El aborto es un drama con dos víctimas: una que muere y la otra que, aunque sobrevive, sufre a diario las consecuencias de una decisión dramática e irreparable. Quien aborta es siempre la madre y quien sufre las consecuencias también», mantuvieron los docentes.
En el manifiesto reclaman para los profesionales el derecho a la objeción de conciencia, y sostienen que la Ley del Aborto «lejos de suponer la conquista de un derecho para la mujer» fijaría a la «mujer-madre» como la «mayor responsable de privación de la vida de su propio hijo». «No existe el derecho a matar», apuntan los profesores, para quienes el aborto es «especialmente duro para una joven de 16 años», a la que se pretende «privar del consejo y apoyo adecuado de sus padres».
En definitiva, hicieron constar que la propuesta de Ley que está tramitando el Gobierno «agravará la situación no oyendo a una amplia mayoría de la sociedad que reclama una regulación en favor de la vida, que proteja a la mujer y a su hijo y que sirva para detener los abusos y el fraude de Ley de los centros donde se practican los abortos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí