GRANADA, 9 (EUROPA PRESS)
La Empresa Municipal de Abastecimiento y Saneamiento de Granada (Emasagra) eliminará el canon de sequía desde enero de 2010, lo que supondrá para los consumidores una merma en sus facturas de diez céntimos por metro cúbico consumido. Además, se reducirá en un dos por ciento las tarifas de tipo doméstico y en un doce por ciento las industriales.
Estas y otras medidas han sido aprobadas en la comisión de tarifas celebrada hoy por Emasagra, cuyo consejero delegado, Sebastián Pérez, aseguró en rueda de prensa que «es la primera vez en la historia de la ciudad» que las tarifas del agua serán inferiores a las del ejercicio anterior.
Pérez justificó la eliminación del canon de sequía en que la provincia «ha pasado de vivir el peor año hidrológico en 75 años a uno de los mejores», si bien aclaró que se seguirá penalizando el exceso de consumo para mantener la conciencia de ahorro que han adquirido durante estos años los ciudadanos.
Además de reducir en un dos por ciento las tarifas de suministro doméstico, Emasagra bajará en más de un 12 por ciento las que correspondan al industrial, mientras que ha incorporado nuevas bonificaciones para los ciudadanos.
Así, las familias granadinas que puedan acreditar que todos sus miembros están en paro se beneficiarán de una bonificación del 50 por ciento en el primer tramo –hasta 16 metros cúbicos– y del 25 por ciento para el segundo, hasta los 32 metros cúbicos. Además, permanecerán «intactas» las bonificaciones que se aplican en la actualidad a pensionistas, jubilados y familias numerosas, entre otros colectivos.
El consejero de Emasagra dijo que la eliminación del canon de sequía y las bajadas de precio en las tarifas se compensarán con los ingresos extras que, a su juicio, vendrán de la mano de la nueva Ley de Aguas que promueve la Junta de Andalucía.
«Si ahora cobramos un canon de 0,10 céntimos por metro cúbico de agua a Aguasvira, la Junta nos obligará por ley a cobrar 0,25 céntimos, y con los ingresos que tendremos por este motivo podremos compensarlo», relató Pérez.
No obstante, insistió en que si la subida del IVA promovida por el Gobierno central o si los cánones de la nueva Ley de Aguas andaluza incrementan el precio de las tarifas aprobadas hoy para 2010 «será el PSOE el único responsable».
Por ello, se mostró contrario a la nueva ley, que subirá en un 40 por ciento los costos de las cánones de regulación y tarifas, así como al incremento de un 15 por ciento de la energía eléctrica, que necesita la empresa para distribuir el agua, por parte del Gobierno central.
Para hacer frente a estos costes y cumplir con el plan de inversiones previsto, Emasagra también ha diseñado un plan de austeridad a fin de reducir gastos, si bien esta situación no afectará a la plantilla de trabajadores, según aseguró Pérez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí