GRANADA, 5 (EUROPA PRESS)
La Consejería de Justicia y Administración Pública ha recibido un total de siete alegaciones a la apertura de la fosa de Alfacar (Granada), en la que supuestamente yacen los restos del poeta Federico García Lorca, junto con los de los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas y los del maestro Dióscoro Galindo.
Así lo señalaron a Europa Press fuentes de este departamento, que no precisaron ni el contenido de las alegaciones ni su procedencia. Fue el pasado jueves cuando concluyó el plazo de presentación, si bien la consejera de Justicia, Begoña Álvarez, ya anunció que no sería hasta el día de hoy cuando podrían conocerse con exactitud, puesto que las alegaciones podían entregarse en una administración distinta a la Junta de Andalucía.
Por ahora ha trascendido que la familia Lorca, que pidió la ampliación del plazo para estudiar el expediente, ha solicitado que los restos de su familiar no sean removidos, si bien, en el caso de que se procediese a la exhumación en los términos que prevé la Consejería, ha pedido reservarse el derecho de identificarlos «y disponer de los mismos», así como el ejercicio «de cuantas acciones y derechos» pudieran corresponderles.
Asimismo, la nieta del maestro republicano, Nieves Galindo, ha enviado otro escrito a la Junta contrario a la exhumación al entender que ésta se convertiría en un «circo mediático» y que no es necesario hacer más trámites, puesto que ya se sabe dónde está enterrado su abuelo. La familia Galindo ha solicitado «discreción» a la Consejería de Justicia para que no facilite datos al respecto, y le ha pedido que, en caso de que la exhumación se hiciera efectiva, ésta se haga «con el mejor criterio posible» y de manera «íntima».
También el grupo de trabajo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía (Rmhsa), de CGT-A, ha pedido la exhumación del banderillero anarquista Joaquín Arcollas, al considerarse su «familia ideológica» y ha solicitado, en consecuencia, que le sean entregados sus restos. CGT-A entiende que el concepto «familia», en el caso de Arcollas, que no dejó descendencia o no se tiene constancia de ella, está justificado que se amplíe a «familia ideológica» «para de esta forma no quedar desprotegido de sus derechos como víctima».
Entre los partidarios a la apertura de la fosa se sitúa la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica (Agrmh) que ha pedido la exhumación de los restos de Galadí. La Junta ha decidido no atender la petición de Nieves García Catalán, acogida desde muy pequeña por los hijos del maestro de Pulianas, en tanto que no se resuelva el conflicto de intereses que mantiene con la familia Galindo.
Justicia sí ha estimado la petición de exhumación formulada por los familiares del que fuera inspector de tributos Fermín Roldán, que consideran que también podría estar enterrado en la misma fosa, y del restaurador granadino Miguel Cobo Vílchez, que podría encontrarse en una ubicación cercana.
La Junta estudiará ahora «con detenimiento» todas las alegaciones presentadas, según señaló el pasado jueves la consejera de Justicia, que incidió en que una vez estudiadas éstas «se continuará con la apertura de la fosa».
Informó además de que será en la segunda quincena de octubre cuando se inicie la apertura propiamente dicha, y de que todas las personas que tengan acceso a la zona firmarán un contrato de confidencialidad y no se permitirá el uso ni de teléfonos móviles ni de grabadoras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí