El Centro de Inserción Social entrará en funcionamiento a finales de mes
GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)
La antigua prisión provincial de Granada cerrará sus puertas a finales de este mes, ya que los casi cien internos que ocupan sus instalaciones serán los primeros en trasladarse al nuevo Centro de Inserción Social (CIS), que también prevé recibir en los próximos días a sus primeros trabajadores.
Así lo informaron a Europa Press la directora del CIS, Clotilde Berzosa, y el director del Centro Penitenciario de Albolote (Granada), Naúm Álvarez, que están trabajando de forma coordinada para ultimar la puesta en marcha de este centro pensado para acoger internos en proceso avanzado de reinserción o que cumplen su pena en régimen abierto.
Por su parte, en el Centro Penitenciario de Albolote ya han sido seleccionados los 60 presos de tercer grado que se trasladarán al CIS a primeros de octubre. Berzosa y Álvarez informaron de que la llegada de los internos será gradual y que éstos procederán en su mayoría de la provincia granadina, puesto que ya existen centros de estas características en casi todo el territorio andaluz.
El CIS granadino, con capacidad para unos 300 residentes, aplicará programas y penas alternativas, como trabajos en beneficio de la comunidad, y será el primero en Andalucía que contará con los llamados talleres productivos , pensados para formar y ofrecer una salida laboral a los internos una vez cumplan su condena.
Por su parte, la plantilla de trabajadores también se incorporará de forma progresiva al centro. Hasta la fecha ha salido a concurso el 50 por ciento de la plantilla de funcionarios prevista –de unas 71 personas–, que se incorporará al centro a finales de mes, quedando aún por cubrir las plazas de educadores y técnicos, entre otras similares.
La directora del CIS confía en que en unos cuatro meses el 90 por ciento de la plantilla esté ya en activo.
El nuevo CIS también servirá para reducir el número de presos que alberga el Centro Penitenciario de Albolote, donde este verano se vivieron algunos episodios violentos entre presos y funcionaros debido a la «masificación existente», según aseguraron en su día estos últimos.
El centro entrará en funcionamiento a finales de este mes, según las previsiones de Berzosa, que trabaja desde hace varios meses en sus instalaciones para ultimar todos los detalles antes de su apertura definitiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí