GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)
Los Verdes pidió hoy a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y a la Agencia Andaluza del Agua, dependiente de dicho ramo, que hagan una revisión en la zona de Baza (Granada) para crear un Plan Comarcal de Gestión del Ciclo Integral del Agua «imprescindible» y apuestan por trasladar el cauce de agua del río Castril desde la localidad hacia la zona de Baza, porque «tiene mucho más sentido hacerlo desde la parte baja del río y no más cercano a la cabecera».
En este sentido, el portavoz andaluz de Los Verdes, Andrés Sánchez, declaró a Europa Press que los problemas a los que alguna vez se ha referido la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) son debidos a una contaminación puntual por productos tóxicos, que «en el contexto del plan que debe crearse se resolverían», señaló Sánchez.
Así, recordó que «hay una serie de actuaciones que contravienen directivas europeas, en particular la Directiva Marco del Agua (DMA) y la Directiva de Acceso del Público a la Información Ambiental», por lo que Los Verdes van a formular a través de su grupo parlamentario europeo «una serie de preguntas» a la Comisión Europea, en concreto, al comisario europeo de Medio Ambiente, Stravos Dimas, para que «indique que medidas va adoptar el órgano europeo para garantizar que las directivas se cumplen en el trasvase que se realiza».
En este sentido, Sánchez aclaró que «hay una falta de información hacía la población afectada, se vulnera la DMA porque se altera el curso del río Castril con una calidad bastante buena, al quitarle cauce de una zona relativamente alta y además las actuaciones afectan a dos parques naturales». Por todo ello, «se debe garantizar el cumplimiento de cada una de las directivas para la mejor conservación», matizó.
Al respecto, afirmó que «en realidad se ocultan otros motivos e intereses que tienen que ver con el traslado de garantizar el trasvase a la altura del embalse del Negratín, como es un proyecto turístico, pero que desde luego la política hidráulica no puede asumir, porque la necesidad de hacer el trasvase por un interés turístico no está ni siquiera en el planteamiento urbanístico».
Además, argumentó que «esta obra no es necesaria y se debe hacer un inventario claro para conocer las circunstancias de la comarca, así como informar tanto a los ciudadanos como a los afectados, cosa que la Administración Pública no ha hecho».
EL PROYECTO
El objeto del proyecto es el diseño y ejecución de las obras para garantizar definitivamente el abastecimiento de toda la comarca de Baza construyendo una conducción desde el río Castril, aguas abajo del embalse del Portillo.
En primer lugar, se llevará a cabo la ejecución de una captación en un azud ya existente en el río Castril, aprovechando una acequia situada en la salida de La Peña de Castril. A partir de esta captación se construirá una conducción de 500 milímetros de diámetro y 31,5 kilómetros de longitud que discurrirá por los municipios de Castril, Cortes de Baza, Benamaurel y Baza, hasta su llegada a la estación de bombeo que se situará en la falda del Cerro de Jabalcón, dentro del término municipal de Baza.
Desde ésta se impulsará el caudal de abastecimiento hasta conseguir la cota suficiente para poder hacer circular dicho caudal por gravedad hasta el depósito de la Atalaya de Baza. En todos los tramos de conducción, se dejan preparadas las derivaciones para las poblaciones de Cortes de Baza, Benamaurel, Cúllar-Baza, Freila, Zújar y Caniles.
ANTECEDENTES DE LA ACTUACIÓN
El abastecimiento de agua potable a la comarca de Baza, que cuenta con una población aproximada de 40.000 habitantes, se ha estado realizando tradicionalmente sobre el aprovechamiento de aguas subterráneas. Durante al año hidrológico 2005-2006, la sequía en la cuenca del Guadalquivir afectó considerablemente a los niveles piezométricos de los acuíferos que alimentan dicha comarca.
Ante esta situación, se produjo un grave problema de abastecimiento de agua a poblaciones, afectando tanto a la cantidad del recurso disponible como a la calidad del mismo, llegando incluso a amenazar la salud de los habitantes de la zona así como a los manantiales y fuentes tradicionales, cuyo valor ambiental es extraordinario.
La prolongación de la sequía, que aún afecta a la cuenca del Guadalquivir, hizo que, en noviembre de 2006, el Ministerio de Medio Ambiente, dispusiera la redacción y ejecución del proyecto «Conducción de aguas del Embalse del Portillo a la Comarca de Baza» como obra de emergencia, en virtud del Real Decreto 1419/2005, de 25 de noviembre, en el que se toman medidas administrativas excepcionales para la gestión de recursos hidráulicos y para corregir los efectos de la sequía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí