La hija de un restaurador granadino reclama la identificación de sus restos, enterrados en Víznar
SEVILLA, 11 (EUROPA PRESS)
La Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía anunció hoy que ampliará en 10 días más el plazo de alegaciones abierto para la exhumación de la fosa en la que supuestamente yacen los restos de Federico García Lorca, el maestro Dióscoro Galindo, y los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas «a petición de una de las familias interesadas», de las que no se ha querido desvelar la identidad, si bien ya había trascendido que los herederos del poeta así lo había solicitado.
En rueda de prensa, la consejera de Justicia y Administración Pública, Begoña Álvarez, explicó que con esta decisión «se quiere garantizar los derechos de todas las familias implicadas» y que, «para nada», va a paralizar o a «entorpecer» la planificación que se tiene preparada para los trabajos de exhumación. «Es una garantía más añadida», apostilló.
Asimismo, la consejera indicó que «no sólo se le mostrará el expediente» a la familia que lo ha reclamado –los García Lorca– sino que «también se le explicará todo aquello que no afecte a la Ley de Protección de Datos y a la intimidad» del resto de familiares de otras víctimas. En cuanto al expediente, precisó que se trata de un «expediente administrativo sin más».
Con ello, la Consejería pretende hacer que el proyecto de exhumación sea «lo más garantista posible tanto para las familias que quieren identificar a sus familiares como para las que no» y evitar así, en palabras de Álvarez, «un circo mediático». «Estamos siendo excesivamente cautelosos para que esto no ocurra», añadió.
Por otra parte, la titular de Justicia informó de que a la Delegación Provincial de Justicia de Granada ha llegado una nueva petición de exhumación de la hija de un restaurador granadino que desapareció el 17 de julio de 1936 y que pudo ser asesinado y enterrado en una fosa de Víznar, junto a la de Alfacar. El restaurador se llamaba Miguel Cobos Vilchez y, según el certificado de defunción presentado por la familia, pudo fallecer el 5 de septiembre de 1937.
En cuanto a los plazos de realización de los trabajos en la fosa, Álvarez afirmó que «se mantienen» para el otoño y, aunque no determinó fecha concreta alguna, señaló que «los trabajos previos a la exhumación van a empezar ya» con la localización de los espacios mediante radar primero y con la instalación de «un vallado y una carpa para proteger todas las excavaciones» después. Asimismo, con el fin de preservar la intimidad de las familias, «se ha prohibido la grabación en la fosa con cualquier tipo de medio», sean cámaras de televisión o móviles.
«CONFLICTO FAMILIAR»
Respecto a la solicitud de apertura de la fosa del maestro Dióscoro Galindo que había solicitado Nieves García Catalán, acogida desde muy pequeña por la familia, y a la que se había opuesto su nieta biológica, la consejera señaló que este caso «es un conflicto familiar que deberá resolverse y solucionarse por la vía judicial», por lo que, aseguró, la Consejería de Justicia «no atenderá a la petición hasta que no se haya resuelto por la vía judicial».
De hecho, su hijo, Raúl Guindal, informó recientemente a Europa Press de que presentó la pasada semana una carta certificada con su solicitud para evitar la apertura, si bien prefirió no dar detalles de la misma para preservar la intimidad de su decisión. De la misma forma, la familia Galindo ha solicitado «discreción» a la Consejería de Justicia para que no facilite datos al respecto, y le ha pedido que, en caso de que la exhumación se hiciera efectiva, ésta se haga «con el mejor criterio posible» y de manera «íntima».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí